En líos exdiputado Uribista por presunto falso secuestro

Juan Carlos Santamaría, recordado por haberse enfrentado a Germán Vargas Lleras, habría sido hallado en un hotel de la ciudad de San Cristóbal, Venezuela.

 Como una “víctima perseguida” se calificó el exdiputado de Arauca Juan Carlos Santamaría, quien será investigado por la Unidad Nacional de Protección por un presunto falso auto- secuestro.

El político, que fue diputado de Arauca y candidato a la Cámara de Representantes en las elecciones legislativas del pasado 9 de marzo, es recordado por haberse enfrentado recientemente con el electo vicepresidente Germán Vargas Lleras.

Santamaría había desaparecido el pasado miércoles en la noche y se temía que hubiese sido secuestrado después de que, según el comandante de la Policía de Arauca, coronel Camilo Álvarez, el miércoles por la noche llamara a un amigo y le pidiera que avisara a su escolta que lo llevaban hacia una zona rural, sin más detalles, por lo cual las autoridades pusieron en marcha una operación de búsqueda.

Sin embargo, por la forma como ocurrió la desaparición, sin que los vecinos del político hayan visto nada extraño en los alrededores de su vivienda y el hecho de que la víctima haya podido hacer una llamada telefónica en el momento del supuesto secuestro, despertaron sospechas entre las autoridades.

El fin de semana, Santamaría, del movimiento uribista Centro Democrático, fue hallado en un hotel de la ciudad de San Cristóbal, en el estado Táchira, y se desconoce las circunstancias en las que llegó hasta allí, según el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

"El tema ha sido en general resuelto", dijo en una rueda de prensa el ministro, quien señaló que el Gaula "estableció que (Santamaría) se estaba hospedando en un hotel en San Cristóbal". El ministro agregó que el político "fue deportado por cruzar la frontera indocumentado y a esta hora permanece bajo protección en la ciudad de Cúcuta para que se aclare lo ocurrido".

El exdiputado ha indicado en entrevista con Blu Radio que en ningún momento se autosecuestró y explicó que no es más que una víctima indicando que cuenta con pruebas de que fue registrado en varios hoteles de Venezuela con nombres diferentes y que, además, se encontraba indocumentado.

Ante la pregunta de cómo había logrado escapar de sus supuestos captores, Santamaría señaló que mientras era trasladado a la ciudad de Barinas él solicitó ir a una iglesia católica, allí – señala- indicó a religiosos que había sido secuestrado y estos avisaron a las autoridades venezolanas.

Santamaría añadió que es estigmatizado como una ficha de “marketing político”, pero que no es más que una persona perseguida por denunciar irregularidades en Arauca.