Llamado a juicio de Yara Malo, una situación sin reversa

Este jueves, en los juzgados de Paloquemao, la hija del magistrado Gustavo Malo está citada para que la Fiscalía lea la acusación en su contra. Supuestamente, extorsionó a una amiga a la que ayudó a nombrar como fiscal. Ella se declara inocente.

Yara Malo durante una de las audiencias en su contra. Ella se declara inocente. Gustavo Torrijos - El Espectador

Este jueves 21 de junio, Yara Malo, la hija del magistrado de la Corte Suprema Gustavo Malo, tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados. A las 3:30 de la tarde comenzará la audiencia en los juzgados de Paloquemao en la cual la Fiscalía leerá el documento que se radicó en la primera semana de febrero de este año, con el cual fue llamada a juicio por el delito de extorsión agravada. Ella, hasta la fecha, se ha declarado inocente. Su padre, quien tiene su futuro pendiendo de un hilo en el Congreso, ha expresado lo mismo.

La Fiscalía, sin embargo, está convencida de que tiene un caso sólido entre manos. Su hipótesis es que Yara Malo habría movido sus influencias -a través de su padre- para lograr que en la Fiscalía nombrara a Angélica Padilla, una vieja amiga de infancia. Un nombramiento tuvo lugar en junio de 2016, pero que se habría hecho con asterisco: Yara Malo le habría exigido a su amiga entre el 20 % y el 30 % de su salario a cambio de “ayudarla”.  Y Angélica Padilla, al menos durante un tiempo, habría aceptado la condición.

(Le puede interesar: Los protagonistas del escándalo de corrupción en la justicia)

Según la acusación que la Fiscalía radicó contra Yara Malo, entre julio y diciembre de 2016 ella habría alcanzado a recibir más de $4 millones por esta vía. A finales de ese año, señaló el organismo investigativo, Padilla se habría retrasado en su pago, lo que llevó a Malo a visitarla en su oficina en por lo menos tres ocasiones. Con una particularidad: no lo hizo a nombre propio, sino usando el carné de una investigadora del CTI llamada Katia Elena Espitia, asignada precisamente a la Corte Suprema de Justicia.

Ese, de hecho, fue el episodio que prendió las alarmas. En agosto de 2017 fue revelado por El Tiempo, en un momento en que no era claro por qué Yara Malo suplantaba a una funcionaria de la Fiscalía o qué hacía en esa sede de la Fiscalía ubicada en el occidente de Bogotá, en donde no tenía asuntos pendientes. Malo fue descubierta, además, porque su amiga Angélica Padilla fue quien advirtió a los guardias de seguridad. Espitia salió de la Corte unos seis meses después del incidente.

Padilla denunció a Malo y, después de ello, “se siguió viendo con mi hija, la llamaba por teléfono, iba a su casa, salieron en varias ocasiones. Es más, asistió a la celebración del primer año de nacimiento de mi nieta, la hija de Yara, le llevó un regalo”, le dijo a este diario el magistrado Gustavo Malo, asegurando que esa era prueba contundente de que su hija Yara no podía haberla extorsionado. “Hay inclusive una grabación en la que la supuesta víctima le dice a la hija mía que ella es la única amiga en la que puede confiar”.

Esa grabación, aseguró el magistrado Malo, se hizo después de que Yara Malo hubiera sido denunciada por su amiga. ¿Por qué Yara Malo grabaría a una amiga íntima? O, ¿por qué invitaría al cumpleaños de su hija a quien la había denunciado por extorsión? “No, pues... Esa pregunta habría que hacérsela también a la hija mía”, dijo en ese momento el magistrado Malo, quien relató que el tema de su hija, sumado a la investigación que se abrió en su contra por el cartel de la toga, eran una “pesadilla”.

La Fiscalía documentó también un pago de $500.000 que Angélica Padilla habría hecho a quien figuraba como el compañero de Yara Malo en diciembre de 2016, Alejando Botero. Es decir, justo para la época en que Malo fue a la sede de la Fiscalía donde trabajaba Padilla supuestamente a exigir su pago, con el cual Padilla estaba en mora. Un pago que reforzaría la hipótesis de la Fiscalía, la cual abrió investigación formal contra Malo en octubre pasado. En la imputación de cargos, Yara Malo se declaró inocente y ha seguido el proceso en su contra en libertad.

 

Nota de la Editora: por un error involuntario, inicialmente publicamos dentro de este artículo que la Fiscalía había radicado la acusación contra Angélica Padilla, aunque el artículo era claro en que la investigada es Yara Malo. Hacemos la aclaración para proteger el buen nombre de la señora Padilla, quien no tiene investigaciones abiertas en su contra.

795061

2018-06-18T13:42:12-05:00

article

2018-06-25T12:18:06-05:00

dduran2_104

none

Redacción Judicial

Judicial

Llamado a juicio de Yara Malo, una situación sin reversa

58

4799

4857