Los enredos del senador Álvaro Ashton, capturado hoy por parapolítica

Contra el político del Partido Liberal, que fue capturado este domingo, avanzan investigaciones por parapolítica, Odebrecht, el cartel de la toga y presuntos hechos asociados a delitos sexuales.

El congresista liberal, Álvaro Ashton, tiene varios procesos en su contra en la Corte Suprema de Justicia. Archivo particular.

El congresista y cacique liberal, Álvaro Ashton, fue capturado este domingo  por agentes del CTI de la Fiscalía en cumplimiento de una orden de captura emitida por la Corte Suprema de Justicia. Según fuentes del alto tribunal, el senador fue capturado en Barranquilla y en las próximas horas será trasladado a Bogotá para ser escuchado este lunes mediante diligencia de indagatoria en el alto tribunal.

El senador barranquillero, actualmente, tiene cinco procesos en la Corte Suprema: el cartel de la toga, Odebrecht, la Dirección Nacional de Estupefacientes y parapolítica. Sin embargo, de la última investigación se desprendió una ruptura procesal que originó en una nueva pesquisa por presuntos hechos asociados a delitos sexuales. En todo caso, el proceso por el cual fue capturado tiene que ver con la conformación y promoción de grupos paramilitares. 

Lea también: La mala hora de Álvaro Ashton, cacique electoral del Atlántico

Además de la diligencia de indagatoria, el alto tribunal continúa con la práctica de pruebas en busca de resolver la situación jurídica del congresista por el delito de concierto para delinquir. La investigación por estos hechos inició en 2012 luego de que Édgar Ignacio Fierro, alias Don Antonio, y Mario Rafael Marenco, el Gordo, lo señalaron de tener nexos con el frente José Pablo Díaz de las AUC, que operaba en el departamento del Atlántico. 

Los testimonios sostienen que Ashton hizo parte del Plan Caribe, liderado por Rodrigo Tovar Pupo, Jorge 40, a través del exalcalde de Barranquilla, Guillermo Hoenisgberg, para apoyar candidatos al Congreso. El polémico senador está en el ojo del huracán por el presunto pago de $600 millones al exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, para sepultar la investigación por parapolítica. Esta indagación está enmarcada en el caso del cartel de la toga.  

Por el mismo expediente se adelanta contra Ashton un proceso disciplinario en la Procuraduría. En su contra pesa la evidencia de que, cuando el hoy detenido exmagistrado Francisco Ricaurte estuvo en la Judicatura, fue el senador que más lo visitó en su despacho. Al menos cinco veces entre noviembre de 2012 y noviembre de 2014, como lo detalló El Espectador el pasado 16 de septiembre. 

Ashton llegó en 2002 al Senado con la votación más alta de su departamento: 73.542 votos. Antes de entrar al Congreso, de la mano del senador José Name Terán, se desempeñó como rector de la Universidad del Atlántico. En su hoja de vida exalta que, antes de convertirse en dirigente político y en sus tiempos de estudiante, fue galardonado con el premio Mejor Bachiller Coltejer, por sus estudios en el Colegio Oriental de Santo Tomás.