Los escenarios de Odebrecht en Colombia

Son cinco momentos los que se tienen que explicar para entender el caso de corrupción de Odebrecht. Desde la captura del exvicemnistro Gabriel García y el excongresista Otto Bula, hasta los crédito que entregó el Banco Agrario a la gigante brasileña

/ Archivo

El caso de corrupción de Odebrecht se está volviendo un panorama cada vez más complejo. Para entender en qué va este proceso, que nació en Estados Unidos y Brasil y ha tenido eco en otros países de América Latina, estos son sus puntos principales en el país.


El papel del exviceministro Gabriel García Morales

Fue el director encargado del Instituto Nacional de Concesiones (Inco) para la época en que se estructuró y se entregó la licitación de tres sectores de la Ruta del Sol, el proyecto vial más ambicioso de la presidencia de Álvaro Uribe, incluido el que se ganaron Odebrecht y sus socios (el sector dos) por un contrato de más de $2 billones. La Fiscalía detuvo a García Morales el pasado 12 de enero en Bogotá, y tres días más tarde él aceptó cargos: admitió que había recibido un soborno de US $6,5 millones a cambio de “amañar” la licitación para la concesionaria Ruta del Sol, de Odebrecht y sus socios. El próximo paso será que un juez decida su sentencia, mientras la Fiscalía avanza tratando de establecer quiénes más recibieron parte de ese soborno.

El lobista Otto Bula

Este excongresista liberal, que reemplazó a Mario Uribe cuando fue detenido por la investigación de la parapolítica, fue detenido el pasado sábado 14 de enero en Bogotá, señalado por la Fiscalía de haber recibido parte de un soborno de US 4,6 millones a cambio de lograr una adición para el contrato de la Ruta del Sol. En marzo de 2014, la ANI (antes Inco) le hizo una adición de $670.000 millones al contrato del sector 2 de la Ruta del Sol. La Fiscalía ha anunciado que está detrás de más personas que habrían recibido una porción de ese soborno, aunque por ahora no ha habido más capturas. Otto Bula, por su parte, no aceptó cargos y está detenido en la Picota mientras la investigación continúa.

El nexo Colombia – China -  Hong Kong

Esta semana se conoció que Yezid Arocha, director jurídico de Odebrecht en Colombia, había declarado ante la Fiscalía en diciembre pasado que Otto Bula había pedido recibir casi US $3,5 millones de sobornos por medio de dos empresas en el exterior: TexFab International Hk Ltd. y Ct Asia Hk Ltd. De esas compañías, la primera (TexFab) ha tenido negocios en Colombia con una empresa que ya pasó por el escrutinio de la Fiscalía: Cititex, una comercializadora de textiles cuyo empresario a la sombra, Joaquín Bruges, resultó condenado a 12 años de prisión por haber defraudado al Estado en miles de millones de pesos en impuestos con importaciones y exportaciones ficticias. La Fiscalía indaga si fue a través de Cititex que Otto Bula habría recibido los sobornos que, aseguran los empleados de Cititex, se le entregaron. 

El lío en el acueducto de Bogotá

Luego de las múltiples revisiones que hizo la Fiscalía de los contratos que firmó en Colombia la firma Odebrecht con el Estado, se encontró que en 2009 la adjudicación para construir el túnel que canalizaría las aguas del río Tunjuelo a la planta de tratamiento de Canoas también habría estado viciado. Según las pesquisas de la Fiscalía, Odebrecht habría accedido a pagar coimas que equivalían al 8,75% del valor de los más de $250.000 millones que costaba el contrato. Todo se conoció gracias a la denuncia del actual gerente del Acueducto de Bogotá, Germán González, y de Oscar Ortiz, el zar anticorrupción en esa época.

El préstamo del Banco Agrario a Odebrecht

En medio de la avalancha de sucesos alrededor de los sobornos de la constructora brasilera, el senador Jorge Robledo acusó a la junta directiva del Banco Agrario de hacer un multimillonario crédito de $120.000 millones a Odebrecht, luego de que la Supersociedades había determinado, cuatro días antes, que la firma brasileña tenía problemas financieros. El préstamo que denunció el congresista del Polo Democrático, aprobado por la junta directiva del banco, ocurrió en diciembre de 2016, con tasas de interés más bajas que las del mercado, y apenas seis meses después de que su presidente, Marcelo Odebrecht, fuera capturado en Brasil.

En concreto, el crédito se le otorgó al consorcio Navelena, conformado por Odebrecht (86 %) y Valorcon, para financiar la precostrucción de las obras de navegabilidad del río Magdalena, contrato que les había sido adjudicado en el 2014 por 2,5 billones de pesos. Meses después la compañía reportó activos por $25.000 millones y pasivos por $29.000 millones. El congresista Robledo aseguró que desde lo más alto del Gobierno se ejerció presión para que el movimiento financiero fuera aprobado. Por su parte, El presidente del Banco, Luis Enrique Dussán, explicó que la operación fue aprobada en su momento por la junta directiva de la entidad en condiciones “normales”.