Los gestos del ELN para que iniciara la fase pública de negociación

Luego de que el Gobierno le pidiera a la guerrilla liberar a los secuestrados como condición para iniciar fase pública de negociación y esta se rehusara, el grupo subversivo dejó en libertad a tres personas en los últimos días.

Archivo El Espectador

Hace seis meses, cuando el Gobierno y el Eln anunciaron la hoja de ruta para iniciar la fase pública de negociación, se presumió que los diálogos empezarían casi que de inmediato. Sin embargo, la exigencia del Gobierno al grupo subversivo de liberar a los secuestrados que tuvieran en su poder complicó la instalación de la mesa.

El grupo guerrillero no accedió a la petición del Gobierno. Por el contrario, la situación empeoró la cuando se conoció que a finales de abril pasado el exrepresentante a la Cámara Odín Sánchez Montes de Oca había sido plagiado por la guerrilla al canjearse a cambio de la liberación de su hermano, el exgobernador de Chocó, Patrocinio Sánchez Montes de Oca. La guerrilla, a lo largo de este año, continuo secuestrando y liberando personas.

En agosto de este año el Eln reveló las primeras pruebas de supervivencia de Odín Sánchez. En el video publicado por el Frente de Guerra Occidental del ELN, el exrepresentante a la Cámara, además de responsabilizar al Estado de su secuestro, instaba al Gobierno a que se reanudaran las conversaciones con la guerrilla.

“El país necesita iniciar los diálogos de paz con el Eln, es urgente para que haya una paz estable y duradera (…) Le hizo trampa a la gente el Gobierno al decir que estaba listo para iniciar conversaciones y luego señalar que se requieren otras condiciones, como la liberación de los secuestrados, cosa que no estaba plenamente acordada”, aseguró en su momento el exrepresentante desde el cautiverio.

Semanas después de que se conociera el secuestro de Sánchez Montes de Oca, uno de los secuestros del Eln que acaparó más titulares de prensa fue el secuestro de los periodistas Salud Hernández, Diego D'Pablos y Carlos Melo en mayo de este año y que finalmente recuperaron su libertad a finales de ese mismo mes. Los comunicadores fueron plagiados en zona rural de Tibú, (Norte de Santander). Este capítulo fue de tal importancia que el presidente Juan Manuel Santos tuvo que viajar municipio para liderar el consejo de seguridad para buscar a los periodistas. Incluso, se temió que el impase terminara echando al traste las negociaciones.

Meses después de que el inicio de la fase pública entre Gobierno y el Eln quedara en el limbo, la Policía confirmó el 18 de agosto que el Eln tenía en sus manos a cuatro arroceros. José Ricardo Castellanos, uno de los cuatro agricultores, fue liberado el 29 de septiembre en zona rural de este departamento. Veinticuatro horas después, la guerrilla liberó a un segundo arrocero, Paulo Emilio Sánchez Vargas, en zona rural del municipio de Saravena, Arauca.

Un mes tuvo que pasar para que otro de los cuatro agricultores secuestrados recuperara la libertad. El grupo guerrillero liberó a Diego José Ulloque Veleño, de 22 años de edad. Esta liberación se dio días después de que el presidente Santos afirmara que si esta guerrilla liberaba a los secuestrados que tenía en su poder se iniciarían las negociaciones públicas.

El exalcalde de Charalá (Santander), Fabio León Ardila, quien fue secuestrado el pasado 30 de junio por el Eln en territorio venezolano, fue liberado el 6 de octubre, tras 96 días de cautiverio. Ardila fue entregado a miembros de la Cruz Roja. El presidente Juan Manuel Santos calificó de positivo el gesto de esa guerrilla: “Celebro liberación de Fabio León Ardila. Buena noticia que acerca la fase pública de diálogo de paz”.

Este lunes, además del anuncio comienzo de la fase pública de negociaciones entre el Gobierno y el Eln, en horas de la mañana de hoy el grupo guerrillero liberó a Nelson Alarcón, quien llevaba tres meses secuestrado, fue entregado a miembros del Cicr en zona rural de Fortul (Arauca). La liberación de Odín Sánchez Montes de Oca – que se espera se haga muy pronto y que es el último político en manos de la subversión- sería un acto más que sumaría para que las conversaciones entre el Gobierno y el Eln puedan avanzar sin contratiempos.

Temas relacionados