Los hilos sueltos de 'Cuchillo'

En desarrollo de una investigación por el despojo y desplazamiento de un ganadero en Casanare, las autoridades descubrieron que uno de los supuestos apadrinados del capo recibió millonarios créditos de Agro Ingreso Seguro.

La extorsión y el desplazamiento de un ganadero en Casanare hace una década les permitió a las autoridades reconstruir una historia con varios escándalos cruzados: parapolítica, bloque Capital, Agro Ingreso Seguro y las mafias de Vicente Castaño y Pedro Oliverio Guerrero Castillo, alias Cuchillo. Un enredo con culpables confesos, otros protagonistas muertos o extraditados, requerimientos de las autoridades norteamericanas y la usurpación de las mejores tierras del Llano por parte de las autodefensas.

La extorsión y el desplazamiento de un ganadero en Casanare hace una década les permitió a las autoridades reconstruir una historia con varios escándalos cruzados: parapolítica, bloque Capital, Agro Ingreso Seguro y las mafias de Vicente Castaño y Pedro Oliverio Guerrero Castillo, alias Cuchillo. Un enredo con culpables confesos, otros protagonistas muertos o extraditados, requerimientos de las autoridades norteamericanas y la usurpación de las mejores tierras del Llano por parte de las autodefensas.

En 1965 Luis Armando Rincón adquirió el predio La Argentina, ubicado en la vereda Maporal, en jurisdicción del municipio de Trinidad (Casanare). Dos décadas después el desaparecido Incora le adjudicó un terreno baldío y la finca llegó a tener un terreno de 839 hectáreas en una de las regiones más prósperas de Colombia. Durante casi medio siglo Rincón capoteó todas las guerras del Llano y las ‘vacunas’ que le exigían los grupos ilegales. Como se negó a la extorsión de las autodefensas fue rotulado como “simpatizante de las guerrillas”.

Entre 1995 y 1997 ofició como diputado y desde la Asamblea denunció la barbarie de los ejércitos privados que empezaron a asolar Casanare. Se volvió un sujeto incómodo y su finca La Argentina en objeto del paramilitarismo. Le tocó pagarles $172 millones en sucesivos pagos extorsivos que lo fueron arruinando entre 1998 y 2001. De nada sirvieron los acercamientos que buscó con la casa Castaño para impedir que lo sacaran a empellones de su tierra. El delegado del paramilitarismo para correrlo a escobazos fue Jesús Emiro Pereira, concuñado de los Castaño y enlace fundamental del bloque Capital.

En enero de 2001, 50 hombres armados hasta los dientes se tomaron la finca y la utilizaron para entrenar a sus ejércitos. Salió despavorido con su familia rumbo a Bogotá. En junio de ese año un intermediario lo llamó para decirle que había unas personas interesadas en La Argentina. Obligado a deshacerse de su tierra, en julio se la vendió ni más ni menos que al congresista Óscar de Jesús López Cadavid y a su socio Benedicto Romero Barrera. Un predio avaluado en $1.800 millones terminó traspasado por $350 millones. Huyendo de la guerra se fue a Bolivia, pero en 2008 regresó para acreditarse como víctima del paramilitarismo y recuperar la finca que adquirió desde 1965.

Escándalos cruzados

La orden de quitarle la tierra al exdiputado provino del propio Vicente Castaño Gil, el jefe de jefes de las autodefensas. A finales de la década de los 90 el bloque Centauros de Miguel Arroyave comenzó a hacer presencia en Meta y Casanare, y pronto entró en guerra con las Autodefensas Campesinas de Casanare, comandadas por Héctor Buitrago Parada, alias Martín Llanos. Un baño de sangre que mal contado dejó no menos de 3.000 muertos en ambos bandos. Arroyave fue asesinado por sus mismos secuaces en 2004, entre ellos alias Cuchillo. En ese fuego cruzado terminaron cientos de ganaderos de los Llanos.

Pero vino el proceso de Justicia y Paz y comenzaron a aflorar las verdades. El despojo en Meta y Casanare empezó a ser documentado, así como las fosas de la barbarie paramilitar. Se supo entonces cómo el paramilitarismo cooptó la política regional y nacional mientras gestaba alianzas con empresarios y comerciantes para apoderarse de tierras estratégicas para sus propósitos. En los Llanos uno de sus alfiles resultó siendo Óscar de Jesús López Cadavid, quien en 2005 llegó a participar de la Sociedad de Exploración y Explotación Minera del Llano S. A. con Pedro Guerrero, alias Cuchillo.

Cadavid López, uno de los despojadores a la sombra del predio de Luis Armando Rincón, después de tres períodos como parlamentario se lanzó a la Gobernación del Guaviare para el período 2008-2011, pero apenas llevaba un año de mandato cuando fue capturado por sus vínculos con las autodefensas de Cuchillo y su posterior banda criminal Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia. En enero de 2011 fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 90 meses de prisión por la promoción de grupos paramilitares, al tiempo que se ordenaron nuevas pesquisas para determinar si es responsable de crímenes de lesa humanidad perpetrados por los hombres de su exsocio Cuchillo.

No obstante, a sus cercanos colaboradores aún no les ha llegado su turno con la justicia. La finca La Argentina, de la que sacaron corriendo a Luis Armando Rincón con su familia, aparece a nombre suyo y de su socio Benedicto Romero Barrera. Ambos fueron incluidos en la temida Lista Clinton en diciembre de 2010, al constatar las autoridades norteamericanas que a través de distintas empresas se lavó dinero de la mafia. Las declaraciones que aportó a la justicia el paramilitar Jesús Emiro Pereira fueron fundamentales para endilgar más responsabilidades.

Conocido con los alias de Alfonso o Huevo de Pisca, desde finales de los años 80 Pereira siempre ofició como un enlace de los hermanos Castaño Gil. Aunque siempre se presentó ante las autoridades como “financiero” de la organización, se han documentado expedientes en los que ha terminado procesado por homicidio o secuestro y como promotor del insuficientemente investigado bloque Capital. Tiene una condena a 40 años por un asesinato y otra a 16 años por los delitos de desplazamiento forzado y extorsión en el caso del ganadero Rincón. Además, está siendo investigado por el plagio y abuso sexual a la periodista del diario El Tiempo Jineth Bedoya.

En sus distintas declaraciones a la justicia, Emiro Pereira reconoció que hasta que cayó preso en 2001 fue uno de los hombres de confianza de Vicente Castaño. En el caso particular del despojo de la tierra La Argentina, sostuvo que en el año 2000 Vicente le dio la orden de apropiarse de ese predio a como diera lugar, al tiempo que aportó detalles de estratégicas reuniones que sostuvieron en Casanare con líderes políticos de la región. Entre ellos, claro, estaban los exgobernadores de Guaviare Nebio Echeverri Cadavid —también incluido en la Lista Clinton— y su primo Óscar de Jesús López Cadavid.

Pero las particularidades en esta investigación no paran. Por ejemplo, el socio de López Cadavid en la compra irregular de la finca La Argentina, Benedicto Romero Barrera, figura como beneficiario de millonarios créditos del Ministerio de Agricultura. A través del Incentivo a la Capitalización Rural, del polémico programa Agro Ingreso Seguro —que tiene en prisión al exministro Andrés Felipe Arias—, Benedicto Romero recibió a diciembre de 2007 más de $100 millones. Es decir, uno de los favorecidos con este programa en el municipio de Necoclí (Antioquia) no sólo fue socio de un exgobernador condenado por nexos con las autodefensas, sino que además figura reportado en la Lista Clinton.

Asimismo, está siendo investigado por la Fiscalía para esclarecer cómo terminó como copropietario del predio La Argentina después de que los ejércitos privados de la Casa Castaño prácticamente obligaran al exdiputado Rincón a vender por nada un inmueble avaluado entonces en casi $2.000 millones. Benedicto Romero, de 48 años, también ha rendido algunas declaraciones a la Fiscalía y en ellas ha dejado constancia de que es ganadero y comerciante, con apenas estudios de primaria.

Nacido en Campohermoso, Boyacá, Romero les contó a las autoridades que en los últimos nueve años se la ha pasado viajando entre República Dominicana y Colombia porque por problemas de seguridad tuvieron que salir del país su esposa y sus hijos. Además, relató, uno de ellos fue secuestrado. El socio del condenado exgobernador del Guaviare también manifestó que su trabajo se ha concentrado “en la reproducción y el mejoramiento genético del ganado”, además de tener otros frentes de negocio en el mercado textil. Al ser interrogado por la Fiscalía por su relación con Óscar de Jesús López, señaló que lo conoce desde hace 25 años.

La compra del predio La Argentina —hoy objeto de pesquisas judiciales— no ha sido el único negocio en el que han cruzado intereses López y Barrero. En la Superintendencia de Notariado y Registro figura que un lote de 304 hectáreas a nombre del exgobernador en Paratebueno (Cundinamarca) le fue vendido a Odilio Romero Barrera, hermano de Benedicto. Además, ambos tuvieron títulos mineros juntos para explotar minas de esmeralda en el municipio de Campohermoso. En síntesis, una relación de muchos años que fue documentada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos al concluir que los dos terminaron ‘apadrinados’ por alias Cuchillo.

El 28 de diciembre de 2010, después de una persecución en los Llanos, resultó muerto el capo Pedro Oliverio Guerrero. Pero muchas de sus conexiones aún siguen sin ser tocadas por la justicia. Uno de sus señalados beneficiarios —Benedicto Romero— resultó favorecido con créditos millonarios de Agro Ingreso Seguro. El Espectador constató que su socio, el controvertido exrepresentante a la Cámara y exgobernador Óscar de Jesús López Cadavid recuperó su libertad el pasado 15 de mayo. Pagó apenas unos 38 meses de prisión.

Aún faltan muchos hilos sueltos en estos caminos cruzados de crimen y testaferrato. Mientras tanto —el colmo de los colmos— el ganadero, exdiputado y despojado de su tierra Luis Armando Rincón tuvo que acudir a una acción de tutela para poder ser incluido entre las víctimas de la persecución paramilitar de los Castaño, Arroyave y Emiro Pereira. Él dice que sólo quiere retornar a la tierra que le ha pertenecido desde hace poco más de medio siglo, que confía en que las autoridades puedan arrebatarles a los violentos el predio con el que levantó a dos generaciones de su familia. Un inmueble que ha sido testigo de todas las guerras del Llano.

La historia de Jesús Emiro Pereira

Jesús Emiro Pereira Rivera, el concuñado del asesinado excomandante paramilitar Vicente Castaño Gil, siempre ofició como uno de sus hombres de confianza y delegado en la creación y consolidación de los bloques Centauros y Capital. En 2001, después de casi 15 años de andanzas en los ejércitos privados de las autodefensas, alias Alfonso o Huevo de Pisca fue detenido por las autoridades y hoy purga dos condenas. La primera por homicidio le representó una pena de 40 años de prisión. Por la otra fue sentenciado por los delitos de extorsión y secuestro a una pena de 16 años.

Pereira Rivera fue durante mucho tiempo el depositario de los secretos mejor guardados del paramilitarismo. Fue él el encargado de despojar de sus tierras al ganadero Luis Rincón en el año 2001. Pero, además, está siendo investigado por el secuestro y abuso de la periodista del diario El Tiempo Jineth Bedoya, ocurrido el 25 de mayo del año 2000. Desde la cárcel ha buscado acercamientos con la justicia. Sin embargo, es mucho lo que calla. Tiene una deuda con la verdad del país.

Nota del Editor: Mediante decisión del seis de marzo de 2015, la Fiscalía Primera Delegada ante los Tribunales Superiores de Santa Rosa de Viterbo (Boyacá) y Yopal (Casanare) revocó la resolución de acusación proferida el 30 de nobiembre de 2012 contra Benedicto Romero Barrera por el delito de concierto para delinquir y en su lugar decretó la preclusión de la instrucción y dispuso el archivo definitivo del mencionado proceso.

349042

2012-05-26T21:00:00-05:00

article

2016-02-29T16:48:16-05:00

none

Juan David Laverde Palma

Judicial

Los hilos sueltos de 'Cuchillo'

31

12184

12215