Los líos de Proyectar Valores

Está en entredicho por ser la plataforma para que los Nule movieran millonarias cifras de dinero, sin conocer el origen.

Proyectar Valores, firma comisionista de bolsa, está en líos desde que fue señalada como la plataforma que usó el Grupo Nule para el desvío de dineros públicos. Sus ejecutivos han dicho que todo fue ajustado a la ley y que vigilaron cada giro para evitar el lavado de activos. Sin embargo, una auditoría que la misma empresa contrató el pasado 25 de mayo afirma lo contrario: en Proyectar Valores faltó control.

La auditoría la hizo FTI Consulting Inc., firma con oficinas en 60 países y especializada en contabilidad forense para detectar fraude, lavado de dinero, robo electrónico y recuperación de dineros. Su tarea en Proyectar era establecer si ésta había cumplido la ley, revisar los procesos de vinculación de varias firmas a la empresa y analizar casi 15 mil operaciones en las que fue intermediaria en el mercado de valores, para saber si fueron diligentes a la hora de informarse sobre los intervinientes, la naturaleza del dinero, su uso, su origen y destino.

La lupa la pusieron especialmente en las empresas de los Nule: Gas Kpital, Pafame, Transvial (la del contrato de la calle 26), Ponce de León y MNV S.A. La conclusión del informe preliminar, entregado el pasado 30 de junio, no fue alentadora. Entre octubre de 2008 y el 13 de enero de 2011 los Nule movieron por Proyectar casi $72 mil millones, de los cuales $50 mil millones ingresaron sin saber de dónde provenían. Al parecer, Proyectar tampoco se preocupó por saberlo.

La primera vez que salió a relucir el nombre de Proyectar Valores S.A. en el escándalo de los Nule fue a raíz de un informe del CTI de la Fiscalía, preparado en el primer trimestre de 2010 y en el que se documentaba que la firma comisionista estuvo en la ruta que usaron los Nule, a través de su empresa Transvial, para desviar el dinero de los anticipos que recibieron por las obras de la Fase III de Transmilenio en Bogotá. En el referido informe quedó escrito, por ejemplo, que Transvial consignó casi $10.000 millones del anticipo en la firma Proyectar Valores y, posteriormente, se transfirieron los recursos a Gas Kpital. La misma operación se hizo en otros negocios y los giros se realizaron por autorización de los Nule.

La FTI encontró deficiencias en los mecanismos de control al proceso de vinculación de clientes, “ya que con un número importante de empresas no se cumplió la totalidad de los requisitos establecidos por las autoridades en materia de control de lavado de activos”. En muchos casos no se identificaron los beneficiarios de las transacciones o el control sobre operaciones con moneda extranjera. Asimismo, el 40% de las empresas no diligenciaron la certificación de origen del dinero y la verificación fue superficial, y el 78% de las firmas no entregaron datos sobre ingresos por actividades diferentes a su misión principal.

Según la auditoría, “dado que algunas de las compañías analizadas eran contratistas del Estado y deberían tener la calidad de personas públicamente expuestas, parece evidente que la firma no actuó con la debida diligencia en cuanto al control de origen de los recursos”. La FTI indicó que no tuvo acceso a actas de la junta directiva y otra clase de documentos para el estudio. Además, que no se encontraron evidencias de que la firma hubiera establecido mecanismos de certificación de los fondos que llegaban a sus cuentas.

“Esta conducta, sumada a la recepción de dinero en efectivo por parte de Proyectar Valores, constituiría un desconocimiento de las normas contra el lavado de activos y la financiación de terrorismo, a tiempo que aumentan los riesgos de recibir y usar fondos indebidos para el desarrollo de las operaciones”, explicó la firma auditora.

Para el caso concreto de los Nule, FTI advirtió que Proyectar facilitó el traslado de recursos entre estas compañías, dineros que pudieron provenir de contratos estatales. “Debido a que la información que hasta ahora hemos recibido de Proyectar Valores no nos permite emitir conclusiones acerca de la naturaleza de los recursos y a que es posible que los detalles sobre los conceptos que habrían dado lugar a la entrega de esos recursos no están disponibles, se encuentra necesario efectuar la verificación correspondiente, por cuanto existía un riesgo jurídico importante en el evento de que estemos ante dicha clase de recursos”, advirtió.

Según los auditores, se permitieron operaciones excediendo las facultades otorgadas al representante legal, sin que la firma exigiera las autorizaciones correspondientes. Además, no hubo control sobre el proceso de vinculación. “Frente a esto, no hay evidencia de pronunciamientos o de toma de correctivos por parte de la gerencia o de las áreas de control. Esta deficiencia permitió que muchas de estas empresas se vincularan sin el cumplimiento de requisitos legales. Esta omisión podría generar incumplimientos del deber de diligencia comentado en páginas anteriores”.

La radiografía fue clara y, a pesar de que Proyectar Valores indica en su defensa que todo lo hizo bien, parece que fueron muchos los errores que jugaron a favor del controvertido Grupo Nule a la hora de usar esta empresa comisionista de bolsa para gran parte de sus movimientos financieros que hoy rastrea la Fiscalía.