Los magistrados Pretelt y Rojas dejan grandes dudas: Nilson Pinilla

El exmagistrado de la Corte Constitucional criticó la politización que se ha venido tomando la justicia.

El ahora exmagistrado de la Corte Constitucional Nilson Pinilla aseguró en diálogo con Blu Radio que el clientelismo se ha apoderado de las elecciones que deben realizar las altas cortes para escoger los líderes de los órganos de control del país. Aquí, “como sucede en todo el país, los asuntos no se deciden pensando en el bien general sino por cuestiones personales”.

Su salida se da en medio de la elección del candidato de la Corte Constitucional para contralor general de la República. Explicó que su voto en blanco en dicha deliberación para reemplazar a Sandra Morelli Rico se debió a que "buscaba otro perfil". La candidatura se la disputaban Jaime Arrubla, Camilo Tarquino, Clara Inés Vargas, Edgardo Maya y Gilberto Rondón. No obstante, según Pinilla, “no se buscaban las personas técnicamente capacitadas para ejercer el cargo concreto, sino se buscaba quién pudiera ganar para ver cómo me iba con ese ganador. Si no hay patrocinio no hay voto y eso es algo que hay que eliminar de las cortes (…) Yo creo que la Contraloría se debe dar una oportunidad y ver otras alternativas para el cargo".

"Las cortes traicionaron la misión que les dio la Constitución en el sentido que no se buscaban las personas adecuadas", indicó Pinilla al asegurar que en las altas cortes hay también 'mermelada', diferente a la del Congreso pero funciona. “Tenemos un Congreso en el que solo importa el interés personal aunque hay algunos 'diabéticos'".

Y agregó que la corrupción “se ha extendido en todas las ramas del poder público, en los organismos de control, también en la empresa privada y ha llegado a las cortes porque se cometió el error en la Constitución de 1991 de tratar de tecnificar a los organismos de control”.

Sin embargo, aclaró que "yo he hablado que hay corrupción en el tema de no tomar decisiones por el interés general… no más”, por ello señaló que “el país puede seguir confiando en su Corte Constitucional y en su rama judicial. La justicia no está corrompida, es el medio social colombiano el que lo está. (…) Es que la Corte Constitucional vive recargada de trabajo constantemente. Hay que buscar la forma que altas cortes no tengan tanta carga para estudiar a profundidad los casos".

No obstante reiteró su denuncia en que “el tema de votos es de un intercambio de favores, que definitivamente no debe ocurrir" y acusó concretamente a dos de sus excompañeros. "Jorge Pretelt y Alberto Rojas no me despiertan el mismo respeto porque dejan grandes dudas", ya que “no se sabe si fallan en derecho o si están movidos por otra razón”.

“Esas razones pueden ser de amistad. Hay personas como el doctor Jorge Pretel, que es un valiosísimo amigo y es muy generoso, pero debería estar ubicado al sur de la Plaza de Bolívar y no al norte”, dijo.