Se presentaron más de 40 grupos y unos 300 artistas en cuatro escenarios

hace 13 horas
contenido-exclusivo

Los narcotraficantes que volvieron al país y están bajo la lupa de las autoridades

Algunos de ellos están relacionados con la refundación del Cartel del Norte del Valle, autodenominada como la Gran Alianza. En esta región del país se han presentado homicidios y atentados que estarían relacionados con una serie de venganzas y acciones para retomar los bienes de la mafia.

Alias "Jhonny Cano" (arriba izq), alias "Mueble Fino" (arriba der), alias "el Químico", (abajo izq) y "Beto Rentería" (abajo der)Archivo El Espectador, Policía y Migración Colombia.

Tras el regreso de varios capos y fichas claves de los grupos narcotraficantes a Colombia, después de ser extraditados a Estados Unidos y pagar sus condenas, las autoridades prendieron sus alarmas con respecto a 34 casos. Entre 2018 y este año, en el Valle del Cauca se han presentado una serie de hechos violentos que, según las investigaciones de los organismos de inteligencia, se deben a las vendettas que excapos del cartel del Norte del Valle están perpetrando luego de su regreso al país, en un intento de recuperar el control de sus propiedades (en manos de testaferros y sucesores de sus grupos mafiosos) y las rentas criminales. 

Por ejemplo, a finales de marzo pasado, en Tuluá, fue víctima de un atentado Arturo de Jesús Herrera, alias Bananas, conocido por haber sido cercano del clan narcotraficante Henao Montoya y del capo Iván Urdinola. Las autoridades señalaron que Herrera fue uno de los cerebros de una de las masacres de Trujillo a finales de los años 80 y la de Río Frío (1993) en Valle del Cauca. Semanas después, por el ataque contra alias Bananas fue capturado alias Checa, quien perteneció a la banda delincuencial del Indio William, responsable de cometer la masacre de un cuerpo élite de la Policía en Jamundí en 2006, junto a Don Diego.

Lea: La historia detrás de los dos hombres decapitados en Tuluá

En noviembre del año pasado, también se supo que sicarios en moto atacaron a tres familiares del fallecido capo Iván Urdinola. Los hechos, en los que no hubo heridos, están bajo investigación en la Fiscalía, la cual señaló en su momento que el caso está priorizado. “Muchos exintegrantes de las mafias o familiares de excapos de la droga vuelven a la ciudad a reclamar bienes que quedaron en manos de testaferros o lugartenientes. Sin embargo, lo que encuentran es bala”, señaló Miguel Yusti, asesor de seguridad de la Gobernación del Valle a este diario en junio pasado. El Espectador conoció el listado de los 34 extraditados que ya volvieron al país y los de más alto perfil estarían vinclulados a la refundación del Cartel del Norte del Valle.

Alias Mueble Fino
En marzo de este año, el considerado último jefe de las oficinas de cobro del Cartel del Norte del Valle volvió al país: Jair Javier Sánchez Hernández quien fue extraditado el 28 de agosto de 2015 por la Corte Suprema de Justicia. Mueble Fino era requerido por el Tribunal para el Distrito Sur de Florida por el envío de estupefacientes a los Estados Unidos desde febrero de 1997 y hasta mediados de 2012. “Fue miembro de una organización narcotraficante con sede en Colombia, que elaboraba, transportaba y vendía miles de kilogramos de cocaína para su distribución final en los Estados Unidos. Aquel fue identificado como líder de la organización y responsable, desde comienzos del año 2000, de recolectar las deudas contraídas, entre otros deberes”, señala el expediente.

La captura de Mueble Fino se produjo en marzo de 2015, luego de ser sorprendido por la Policía cuando salía de un control médico. Las autoridades se enfrentaron con el anillo de seguridad del entonces reconocido narcotraficante. Según lla Policía, Sánchez Hernández era el último de los jefes de las oficinas de cobro que trabajaban para el extinto narcotraficante Wílber Varela, alias Jabón. Mueble Fino fue señalado como el más peligroso “cobrador de cuentas” que tuvo esta organización delincuencial y habría sido uno de los determinadores del homicidio de ocho personas, entre ellas el narcotraficante alias 'J'.

Alias El Químico
Víctor Julio Patiño Fómeque, extingrante del Cartel de Cali, fue extraditado en diciembre de 2002 y regresó a Colombia en 2010, luego de colaborar con la justicia de Estados Unidos, brindando información de otros narcotraficantes. Un año después, cuando la violencia aumentó en Cali, fue señalado de ser uno de los motores de los enfrentamientos entre grupos criminales. Según la investigación, "algunas de las acciones criminales que se venían presentando en Cali estaban relacionadas con intenciones de Los Rastrojos de proteger bienes de los hermanos Comba (vinculados con Patiño Fómeque) y que este último estaría reclamando a través de redes criminales y abogados". Informes de inteligencia indican que el Químico delinque con el Clan del Golfo, enemigos de Los Rastrojos.

Alias Pepe
Otro de los miembros del Cartel del Norte del Valle que está siendo vigilado de cerca por las autoridades es Freddy Gil Rodríguez, uno de los antiguos jefes de sicariato de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, quien lideraba el llamado cartel del Norte del Valle y  extraditado a los Estados Unidos en 2007. A alias Pepe fue señalado de colaborar en el transporte ilegal de cerca de 100.000 kilos de cocaína a los Estados Unidos, avaluados en más de USD$1000 millones. Alias Pepe era requerido por la Corte del Distrito Oriental de Nueva York, acusado de ser el responsable de dos cargos por tráfico de narcóticos. Gil Rodríguez también había sido acusado de asesinar a tres ciudadanos colombianos, entre ellos, Óscar Ocampo Pajoy, crimen ocurrido en territorio estadounidense. Pepe, oriundo de Cali, Valle del Cauca, fue capturado en esa ciudad por agentes de la Fuerza Pública colombiana el 12 de agosto del 2008 mientras custodiaba a la familia de Ramírez Abadía

Alias Jhonny Cano
Este narcotraficante fue capturado en 2006 en Caucasia, Antioquia, durante un operativo de la DEA y la Policía colombiana, señalado de ser otra de las piezas claves del Cartel del Norte del Valle. Incluso, a su regreso ha sido señalado de liderar un nuevo pacto mafioso en esta zona del país, denominado como la Gran Alianza. En este acuerdo entre narcotraficantes también participarían herederos de alias el Alacrán, quien fue capturado este año y sería uno de los hombres que lideraba la organización criminal La Constru. Previo a su extradición, líderes paramilitares trataron de ingresar su nombre a una lista de miembros de esa organización que se desmovilizarían, con el propósito de evitar que este fuera enviado a los Estados Unidos. 

Alias Beto Rentería
En esa organización criminal que se consolida en el Norte del Valle actualemente también haría parte Carlos Alberto Rentería Mantilla, quien fue capturado el 3 de julio del 2010 en Caracas (Venezuela). En ese momento, era considerado como uno de los creadores de ese grupo narcotraficante y uno de los que libró la violenta disputa con los hermanos Rodríguez Orejuela. Desde los ochenta, Rentería fue vinculado con el tráfico de cocaína. Ya en 1994, una Corte del Distrito Sur de Florida lo acusó, oficialmente, de narcotráfico. La justicia de Estados Unidos incluyó a Beto Rentería en la lista de narcotraficantes más buscados y ofrecía por su captura USD$5 millones.

891703

2019-11-18T18:12:03-05:00

article

2019-11-20T06:55:21-05:00

jescobar_1284

none

Redacción Judicial

Judicial

Los narcotraficantes que volvieron al país y están bajo la lupa de las autoridades

84

7751

7835

1