Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 4 horas

Los nuevos problemas judiciales de alias 'Don Berna'

La Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín le ordenó a la Fiscalía General imputarle cargos por 42 casos de reclutamiento ilegal, así como hechos relacionados el desplazamiento forzado tras la masacre de San José de Apartadó.

El nombre del Bloque Héroes de Tolová es desconocido para la mayoría. Sin embargo, en su haber delictivo se encuentran registros relacionados con la ejecución de ataques contra la población civil tras las masacres del Diamante, Nain, Baltazar y San José de Apartadó durante la década de los noventa en los departamentos de Córdoba y Antioquia.

Comandados por Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’ esta estructura paramilitar fue conformada por orden directa de Carlos Castaño Gil para ampliar de esta forma su “política antisubversiva”, es decir el seguimiento y eliminación de todo aquello que tuviera relación con los grupos guerrilleros del ELN y las Farc.

En la década de los ochenta Murillo Bejarano era conocido por sus actividades relacionadas con el narcotráfico. Su nombre figuró aún más después de la muerte del jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar Gavira. El panorama de confusión y violencia en el área metropolitana del Valle de Aburrá fue aprovechada por ‘Don Berna’ y su organización delincuencial.

Inmediatamente recibió apoyo militar de los hermanos Castaño Gil para que adelantara las actividades ilícitas en la zona. “Se constituyó como heredero de esa agrupación armada ilegal dedicada al tráfico de estupefacientes, obteniendo un desmedido poder que lo convirtió en uno de los más rememorados narcotraficantes y fue conocido como el ‘señor de la guerra’”.

Sin embargo, en la guerra sin cuartel que se vivía en esa época, se empezaron a hablar de traiciones en Medellín entre las organizaciones delincuenciales. Murillo fue acusado de entregarles a las autoridades la información sobre el paradero de José Santa Cruz Londoño, alias ‘Chepe’, uno de los capos del Cartel de Cali, quien se fugó de la cárcel el 11 de enero de 1996.

Además corrió el rumor que él estaba detrás del secuestro extorsivo de Norma Muñoz Mosquera, hermana de Dandenis Muñoz Mosquera, alias ‘La Kika’, uno de los lugartenientes y hombres de confianza de Pablo Escobar Gaviria. Murillo Bejarano tuvo que salir de la capital antioqueña y buscar refugio en el departamento de Córdoba “localidad desde la cual continuó con el direccionamiento de sus actividades ilegales”.

Fue ahí que recibió el llamado de los Castaño Gil para conformar la agrupación paramilitar que fue denominada ‘Bloque Héroes de Tolová. La idea era atacar directamente a los grupos subversivos que se estaban expandiendo en el municipio de Valencia. Para esto se creó una organización con cerca de 40 hombres en septiembre de 1995, y para darle apariencia de legalidad la registraron como “Asociación Convivir Amigos por Valencia” ante la Gobernación.

Inmediatamente se dieron órdenes directas para atacar a los grupos guerrilleros, cuidar los laboratorios de droga, brindarles seguridad a los empresarios y ganaderos de la región, y buscar el control de la región. Además de actividades de limpieza social contra todo aquel que ellos creyeran tenían relación con los grupos subversivos.

Una vez se desmoviliza el ‘Bloque ‘Bananero’, el 24 de noviembre de 2004, el grupo armado ilegal ´Héroes de Tolová’, asume el control total de Turbo y Apartadó-Antioquia, situación que se mantiene hasta que se produce su desmovilización en junio de 2005, interregno en el que se registra la escabrosa actuación armada ilegal que dio con el deceso de una serie de labriegos inocentes y que se conoce como “Masacre de San José de Apartadó” perpetrada el 21 de febrero de 2005.

Reclutamiento ilícito

Pocos años después de su conformación el Bloque aumentó considerablemente el número de sus integrantes. Los postulados de Justicia y Paz que hicieron parte de la mencionada estructura le narraron a la Fiscalía que se ordenó el reclutamiento de menores de edad de la región con el fin de apoyar la lucha antisubversiva.

El comandante se aprovechó de los altos índices de desempleo, la falta de oportunidades laborales y la necesidad de dinero que tenían. Debido a esto no resultó complicado convocarlos para que se unieran en la expansión del Bloque, el cual se caracterizó por sus actos de “barbarie, crueldad, y el grado de atrocidad perpetrado por sus integrantes”.

“Se asesinaron miembros de la población civil, entre los que figuran adolescentes, niños(as), tal y como se pudo evidenciar con el brutal, criminal y lamentable hecho acaecido el 21 de febrero de 2005, “Masacre de San José de Apartadó” donde sin importar la edad, dieron muerte y torturaron despiadadamente personas inocentes, entre los que se encontraban dos infantes y un joven que no tenían responsabilidad alguna en la confrontación bélica y que por obvias razones no podían ser tildados de pertenecer a ninguna célula guerrillera”, precisa el fallo de la Sala de justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín.

El norte y occidente de Antioquia y el sur de Córdoba más concretamente los municipios de San Juan y San Pedro de Urabá, Arboletes, Apartadó, Valencia y Tierralta sufrieron directamente los ataques de esta estructura que de manera constante vulneró el Derecho Internacional Humanitario. “No distinguiendo entre los combatientes y la población civil, ocasionando que este conflicto irregular se viera recrudecido de forma sistemática y uniforme, proliferando sin control alguno los actos de barbarie y ferocidad”.

Las nuevas investigaciones

Tras reseñar los actos en los que participaron los integrantes del Bloque Héroes de Tolová la Sala de Justicia y Paz tomó diversas decisiones de fondo para que la Fiscalía General le impute cargos al extraditado jefe paramilitar frente a 41 casos de reclutamiento forzado, puesto que a la fecha solamente ha sido procesado por uno.

Igualmente se le solicitó al fiscal del caso verificar “lo atinente al alto número de desplazamientos que se originaron con la Masacre de San José de Apartadó y proceda a la imputación de estos nuevos hechos en contra del postulado y comandante de la agrupación armada ilegal”.

Además se imputen los delitos de utilización de medios de guerra ilícitos, actos de terrorismo, actos de barbarie y acceso carnal violento a los autores, participes y cómplices de la masacre de San José de Apartadó registrada el 21 de febrero de 2005 y en la que fueron asesinadas ocho personas, entre ellas dos menores de 5 y 2 años de edad.

Finalmente se le pide al ente investigador que documente dentro del proceso se adelanta en contra de Diego Fernando Murillo Bejarano, alias “Don Berna” las razones por las cuales presuntamente días antes de la desmovilización del Bloque Héroes de Tolová, se ordenó la separación y envió de combatientes menores de edad a sus hogares.

Este pronunciamiento se hizo tras la condena de ocho años de prisión en contra de Uber Darío Yánez Cadavid, alias ‘Orejas’, por su participación en los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir, tortura en persona protegida, desplazamiento forzado, despojo en campo de batalla, reclutamiento ilícito, utilización ilegal de uniformes e insignias, hurto agravado y constreñimiento al sufragante.