"Los peores enemigos de Colombia ya no portan fusiles, sino coimas": procurador Fernando Carrillo

Este lunes en la mañana, en la Presidencia, el exembajador en España se oficializó como el nuevo procurador. Dijo que la suya sería la Procuraduría "de la gente y de la paz".

Fernando Carrillo ha sido ministro de Justicia, entre otros cargos públicos. /Foto: Óscar Pérez.

Fernando Carrillo ya es el nuevo procurador general de Colombia. Se acaba de posesionar en el cargo ante el presidente Juan Manuel Santos, en la Casa de Nariño, donde además hicieron presencia representantes de las altas Cortes, del Consejo Nacional Electoral, del fiscal general, Néstor Humbetro Martínez; el controlar general, Edgardo Maya; el defensor del pueblo, Carlos Negret; magistrados, miebros de las Fuerzas Militares, ministros y embajadores.

"Asumo el cargo con la Constitución en la mano, el corazón al lado de las víctimas y los pies en los territorios. Hoy comienza la era de la Procuraduría de la gente", comenzó diciendo el ahora procurador general. Selñaló que era la hora de dejar atrás "el escepticismo y la polarización", asi como la hora de ponerle freno "al populismo y al autoritarismo".

Tal como el presidente Juan Manuel Santos en el discurso de posesión, Carrillo hizo especial énfasis en la lucha frontal que desde el ente de control adelantará contra la corrupción en el país. El procurador señaló que "la corrupción, no la guerra, es hoy el peor enemigo del país. (...)  La cultura de la corrupción es la plaga que carcome los cimientos de la Nación. La fórmula para erradicarla es clara: democracia, desarrollo, buena política y transparencia".

Por eso, anunció una serie de medidas concretas que adelantará la entidad para adelantar lo que el presidente Santos llamó "una cruzada contra los corruptos". "Se creará el Sistema Nacional de Prevención de Riesgos y Alertas Tempranas de Corrupción, con apoyo de la cooperación internacional y del sistema preventivo contra la corrupción".

Asimismo, hizo un llamado a todos los organismos de control para que trabajen de manera armónica. "Somos aliadas, no adversarias ni rivales", aseguró. Además, se refirió de forma explícta al trabajo aticulado que tendrá con la defensoría, hoy en cabeza de Carlos Negret. "Renovaremos las alianzas para potenciar la defensa de los Derechos Humanos en los territorios, de la mano de las personerías municipales. Empoderaremos la Red Nacional de Personeros y Ministerio Público", dijo.

Además, dijo, planea fortalecer la Dirección de Investigaciones Especiales, al designar un cuerpo élite para la indagación y sanción de los corruptos. segpun dijo, este cuerpo elite asumirá "de inmediato la investigación de los casos que hoy nos sacuden y nos mantienen en el ojo del huracán".

Anunció que se creará la Red Nacional por la Ética Pública con participación de las universidades, colegios de profesionales y gremios, y que se pondrá en marcha el Plan Nacional de Cultura de lo Público. "Hemos hecho una invitación al sector privado para fomentar la integridad como valor empresarial", dijo Carrillo en su posesión, que se llevó a cabo en el Salón Bolívar de la Casa de Nariño.

Por otra parte, el procurador Carrillo aseguró a su compromiso con la paz, "para hacer cierta la máxima de que esta será una entidad con los pies en el territorio, se crearán las Delegadas de Paz y Convivencia; y la Delegada Especial de Salud".  

Agregó que no permitirá que se repita la historia del expertiminio de la Unión Patriótica (UP), y dijo: "Que sepan los más vulnerables, las mujeres, los niños, las comunidades campesinas, afrodescendientes, indígenas, discapacitadas, aquellas con enfoque diferencial, que esta es una Procuraduría de todos y para todos".

Fernando Carrillo es un liberal que empezó a tejer su carrera política de la mano de Luis Carlos Galán. A principios de la década de los 90, resultó teniendo un papel clave para la historia reciente del país: fue uno de los impulsores de la Séptima Papeleta, movimiento que influyó en la institución de la Asamblea Nacional Constituyente que dio vida a la Constitución del 91.

Durante la época de la Constituyente, Carrillo fue de los pocos que apoyó que se mantuviera la extradición para ciudadanos colombianos. La mayoría lo derrotó entonces, y solo hasta 1997 Colombia no volvería a permitir este tipo de cooperación judicial. En esos años Carrillo siguió trabajando para el Estado y fue ministro de Justicia de César Gaviria. Luego se retiró para estudiar en el exterior y luego, trabajar en el BID.

De sus épocas en el Ministerio de Justicia le quedó una sanción disciplinaria, pues mientras era ministro Pablo Escobar no solo se entregó a las autoridades sino que también se escapó. Al final, en 2003, el entonces procurador Edgardo Maya le dio la razón a Carrillo y le quitó la sanción. En 2010 regresó al Estado, convocado por el presidente Juan Manuel Santos.

Tras ayudar a Santos con el empalme de su gobierno con el de Uribe, fue nombrado director de la Agencia de Defensa Jurídica del Estado. En 2012 fue nombrado ministro del Interior y, al año siguiente, embajador en España. Ahora llega a la Procuraduría, un cargo desde el cual su antecesor, Alejandro Ordóñez, esgrimió sin miedo fuertes posiciones políticas. Carrillo, por su parte, ha dicho que no le interesa seguir ese camino.