Los presidentes del Congreso con líos judiciales

Dilian Francisca Toro es la séptima que en los últimos años ha resultado tras las rejas por líos con la justicia.

Estos son los siete presidentes del Congreso que en los últimos años han resultado absueltos o tras las rejas por líos con la justicia. Ver galería

La mayoría de ellos han estado vinculados a las investigaciones por parapolítica. Cuatro han sido condenados y dos fueron absueltos, mientras que Dilian Francisca Toro continúan a la espera de un juicio que determine si es o no responsable por el delito de lavado de activos.

Miguel Pinedo Vidal (1999-2000): La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia condenó a nueve años de prisión al excongresista de Cambio Radical por sus nexos con paramilitares.

El expresdiente del Congreso fue sentenciado por el delito de concierto para delinquir agravado, después de hallársele responsable de tener nexos políticos y electorales con el Bloque Tayrona de las AUC.

Mario Uribe Escobar (2000-2001): A siete años y seis meses de cárcel fue condenado el exsenador, luego de que la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia lo hubiera hallado responsable de mantener vínculos con el Bloque Norte de la Autodefensas.

La corporación comprobó que el primo del expresidente Uribe estableció una alianza con excomandantes paramilitares como Salvatore Mancuso con el fin de asegurar su presencia en el Congreso de la República en 2002.

Carlos García Orjuela (2001-2002): El exsenador del Partido de la U, absuelto por la Corte Suprema de Justicia, que lo investigaba por supuestos vínculos con el Bloque Tolima de las Autodefensas.

Para la Sala Penal hubo inconsistencias en las declaraciones de los ex paramilitares que lo sindicaban de haberse reunido con líderes paramilitares en varias poblaciones del Tolima.

Luis Humberto Gómez Gallo (2004-2005): Por mantener una alianza con el bloque Tolima de las Autodefensas fue condenado a nueve años de cárcel.
La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia consideró probado el hecho de que el dirigente conservador acudió al poder de influencia del dicho bloque paramilitar para asegurarse una curul en el legislativo.

Dilian Francisca Toro (2006-2007): La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia le dictó medida de aseguramiento preventiva en la investigación que se le adelanta por su presunta responsabilidad en el delito de lavado de activos.

Según la decisión de la Corte, después de la revisión de documentos y testimonios es altamente probable que unos bienes ubicados en el Valle del Cauca fueron comprados al extraditado narcotraficante Víctor Patiño Fómeque.

Nancy Patricia Gutiérrez (2007-2008): Al considerar que existía una duda probatoria, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia absolvió a la excongresista en el proceso que se le adelantaba por el delito de tráfico de influencias.

Gutiérrez era investigada por solicitarle presuntamente al DAS información privilegiada sobre los movimientos y viajes de la senadora Piedad Córdoba en 2006, para después utilizar dicha información en su contra en un debate de control político que se realizó en el Congreso de la República.

Javier Cáceres (2009-2010): La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia lo condenó a nueve años de prisión por sus nexos con grupos paramilitares.
El expresidente del Congreso fue hallado responsable del delito de concierto para delinquir agravado por buscar apoyo político y electoral en departamento de Bolívar.