Los restos de Bernardo Beltrán, desaparecido del Palacio de Justicia, vuelven a su hogar

Medicina Legal y la Fiscalía le entregaran a la familia Beltrán Hernández un informe técnico y científico sobre la desaparición del trabajador de la cafetería. Sus restos fueron hallados en septiembre pasado en la tumba del magistrado auxiliar, Jorge Alberto Echeverry.

La toma y retoma del Palacio de Justicia ocurrió entre el 6 y 7 de noviembre de 1985.Archivo

Bernardo Beltrán Hernández nació en 1961 y 24 años después, nada más se supo de él. Trabajaba en la cafetería del Palacio de Justicia cuando un comando del M-19 entró a la fuerza al edificio y tomó como rehenes a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. El Ejército, horas después, retomó el lugar con rockets y granadas y horas después, inició el incendio el 6 de noviembre. Al día siguiente, los padres de Beltrán llegó a primera hora a la Plaza de Bolívar pues no tenían noticias de su hijo. Y no las tuvieron hasta 32 años después. (Vea: Siguen los problemas con los desaparecidos del Palacio de Justicia)

En septiembre pasado, la Fiscalía y Medicina Legal le confirmaron a la familia que sus restos fueron encontrados en Manizales en la tumba del magistrado auxiliar, Jorge Alberto Echeverry, quien falleció en noviembre de 1985 tras la toma violenta del Palacio. Hoy, después de tres décadas de búsqueda, el cuerpo, o lo que queda de él, regresa a su hogar. En una ceremonia en Medicina Legal, la familia recibirá, además de los restos, el informe técnico y científico en el que esperan obtener más información sobre cómo murió Bernardo Beltrán. (En Contexto: Radiografía de la investigación del Palacio de Justicia)

Sandra Beltrán, hermana de Bernardo Beltrán, ha sido una las personas que ha buscado desde el comienzo de su pesadilla, más detalles de lo que le pasó a su hermano. Después de la toma, y con las instrucciones del abogado Eduardo Umaña, quien tomó las riendas de la investigación por la desaparición de los 11 trabajadores de la cafetería, Sandra Beltrán se tomó la tarea de preguntar a sobrevivientes si habían visto a su hermano. Necesitaba los testimonios para probarle a las autoridades, que aseguraban que al restaurante no había llegado a trabajar nadie, que Bernardo Beltrán estaba ahí y que además, había salido con vida del edificio. (Le podría interesar: “Encontramos a unos y otros desaparecen”: Pilar Navarrete, víctima del Palacio de Justicia)

Precisamente, fue Sandra Beltrán quien en 2002 asistió a una diligencia en la Fiscalía en la que los investigadores del caso le proyectaron en una pantalla gigante un video en ele que soldados sacaban del Palacio de Justicia a personas civiles. Lo vio con atención. Paró varias veces la película. Hasta que pegó un saltó de su silla y dijo que ahí salía su hermano. Ratificó que era él después de ver la imagen desde distintos puntos de vista. Dos años después, no había duda de que era él.

"Yo llevo más de la mitad de mi vida buscando a Bernardo. En estos 30 años yo pasé de ser la niña de la casa a convertirme en una experta en historia y en expedientes. En estos años enterré a mi papá y a mi mamá, no me casé”, afirmó Sandra Beltrán, a la revista Semana, quien sigue a la cabeza de todas las diligencias y avances en la investigación por la desaparición y muerte de su hermano. A ella fue quien en septiembre de este año le confirmaron dónde había estado Bernardo Beltrán. (Le podría interesar: Aún no hay plata para indemnizar a las víctimas del Palacio de Justicia)

“La historia se repite. Los nombres cambian, pero los desaparecidos del Palacio de Justicia no están apareciendo”, explicó Sandra Beltrán. Esta no es la primera vez que las autoridades encuentran el cuerpo de un desaparecido de la toma del Palacio de Justicia en la tumba de otra persona fallecida en estos mismos hechos. El pasado 2 junio, aparecieron los restos del empleado de la cafetería Héctor Beltrán, quien estaba enterrado en Barranquilla en la tumba del magistrado auxiliar Julio César Andrade. Sobre el exmagistrado Echeverry, su familia todavía no sabe nada. (Lea aquí un relato sobre al entrega de los restos de Cristina Guarín)