Los testigos en el juicio contra Samuel Moreno

En el juicio contra el exalcalde de Bogotá declararon, tanto en su contra como a su favor, los principales involucrados en el escándalo del Carrusel de las contrataciones. Esto fue lo que dijeron.

Esta mañana Samuel Moreno fue condenado por las millonarias comisiones que se entregaron en la adjudicación de un contrato de prestación de servicios de salud, que por un valor de 67.203 millones de pesos, tenía la finalidad de la prestación de servicios de salud en el Distrito Capital a través de 55 ambulancias y 15 vehículos de respuesta rápida.

Para el juez 14 de conocimiento del circuito de Bogotá, que lo condenó por los delitos de cohecho e interés indebido en la celebración de contratos, la Fiscalía probó, mediante más de 22 testimonios y más de 80 pruebas documentales, cómo fue que Moreno y varios miembros de su gabinete, además de concejales de la capital, se habrían repartido comisiones del 9% en el millonario contrato, firmado en 2009.

El ente acusatorio se apoyó en tres testimonios clave en el proceso contra el exalcalde Moreno: el del exsecretario de Salud de Bogotá, Héctor Zambrano, el exconcejal Hipólito Moreno, y el contratista Emilio Tapia. Eran tan importantes para la Fiscalía que en enero de este año, esta entidad solicitó la protección de Héctor Zambrano y de Emilio Tapia y su familia, pues habían recibido amenazas en su contra.

El exsecretario de Salud, Héctor Zambrano, fue condenado en agosto de 2014 a 13 años de prisión por su responsabilidad en el caso. En 2014 se conoció un video en el cual explicaba cómo funcionó la repartición de tajadas del erario público. Zambrano reveló que fue el intermediario que repartió los 5.180 millones de pesos que sacaron del contrato.

Señaló que 16 exconcejales y concejales, entre ellos el presidente del concejo de Bogotá Hipólito Moreno, así como el excontratista Emilio Tapia, el entonces subsecretario de Salud, Juan Varela, el expersonero de Bogotá Francisco Rojas y el excontralor Miguel Ángel Morales, se beneficiaron de los dineros públicos. Dijo que era el encargado de llevarle la contabilidad de estas entregas al exalcalde Samuel Moreno.

Por su parte, el exconcejal Hipólito Moreno, condenado a seis años y medio de prisión, declaró que en una reunión en el despacho de Moreno Rojas éste le manifestó que le había dado “instrucciones” al secretario de Salud, Héctor Zambrano, para adjudicar el contrato de las ambulancias a una persona que el mismo Hipólito Moreno había sugerido desde el principio.

“Con él –en referencia a Samuel Moreno- habíamos acordado quién era el Personero de Bogotá, el Contralor Distrital, el presidente del Concejo. Nunca utilice intermediario para hablar con el alcalde”, precisó Hipólito Moreno en la audiencia que se llevó a cabo en diciembre de 2015. Aseguró que recibió 600 millones de pesos a cambio de evitar el control político del contrato de las ambulancias en el Concejo de Bogotá.

El tercero de los testigos ‘estrella’ de la Fiscalía fue Emilio Tapia, quien además está involucrado en las contrataciones para la reparación de la malla vial del Transmilenio. El excontratista, hoy condenado a 17 años de prisión, declaró que Samuel Moreno Rojas era el líder de la “empresa criminal” que desfalcó a la capital.

En la diligencia judicial, Tapia Aldana aseguró que por solicitud de Iván Moreno Rojas, hermano del exalcalde y en ese entonces senador, se reunió en diferentes oportunidades con las personas interesadas frente a este contrato, entre ellos los concejales Hipólito Moreno y Andrés Camacho. Dijo que fue el encargado de recibirle a Héctor Zambrano el dinero que más tarde le entregaría a los hermanos Moreno Rojas: “En calidad de 200 o 300 millones de pesos, yo los iba recepcionando”.

El excontratista señaló que conoció a Samuel e Iván Moreno en 2007, cuando el menor de los Moreno Rojas estaba en campaña para la alcaldía de Bogotá. En una reunión en la casa de la madre de los hermanos, en el barrio Teusaquillo (Bogotá), se acordó que su apoyo en la campaña le garantizaría el nombramiento de funcionarios y la entrega de contratos para sus empresas, a cambio de comisiones.

Sin embargo, no todos los condenados en este caso de corrupción apuntaron en contra de Samuel Moreno. Un mes después de que Tapia Aldana se sentara en el banquillo de los testigos, Iván Moreno Rojas, se sentó allí para declarar a favor de su hermano. "Por Dios, por la Constitución y por la ley no miento", dijo en esa ocasión.

Iván Moreno, quién fue el primer condenado por este escándalo, aseguró que el exsecretario de Salud de Bogotá, Héctor Zambrano, mintió cuando en el juicio lo señaló a él y a su hermano de haber recibido dinero para facilitar la entrega del contrato. Bajo la gravedad del juramento recordó que conoció a Zambrano en 2007 en un debate en el Congreso, y que después de esa ocasión, solo lo había vuelto a ver en la posesión de su hermano como alcalde.

Sobre su relación con el contratista Emilio Tapia, Moreno Rojas aseguró que a pesar lo conocía desde el año 2009, solo se habían visto en cuatro ocasiones. El excongresista indicó que en ningún momento convocó reuniones o tuvo encuentros para hablar de las contrataciones de Bogotá. Aseguró que: "mi mayor interés es que se conozca todo lo que hay detrás del 'carrusel'". Su testimonio cerró la etapa de juicio en contra del exalcalde de Bogotá.

Esta condena no es la única a la que podría enfrentarse Samuel Moreno Rojas, contra quien hay otros dos procesos penales relacionados con las irregularidades en la licitación y ejecución de los contratos para la reparación de la malla vial, así como la cesión del contrato para la tercera fase de TransMilenio.

620919

2016-03-08T12:07:48-05:00

article

2016-03-08T12:14:30-05:00

none

Redacción Judicial

Judicial

Los testigos en el juicio contra Samuel Moreno

46

5889

5935