Los últimos pasos de Alex Saab, contratista del chavismo capturado en Cabo Verde

Noticias destacadas de Judicial

El barranquillero de origen libanés viajó los últimos años por países aliados de Nicolás Maduro mientras cerraba multimillonarios contratos para ese gobierno. En una de esas vueltas, fue capturado el pasado 12 de junio en África.

La reciente captura del empresario barranquillero y contratista clave del gobierno venezolano, Alex Saab, generó revuelo a nivel internacional por las implicaciones que su detención puede generar. A su vez, se va conociendo cuáles fueron sus movimientos en los últimos años a bordo de aviones privados, como en el que se transportaba el viernes en la noche en Cabo Verde (África) cuando las autoridades lo capturaron. Este hombre, de origen libanés, es señalado por la justicia de los Estados Unidos como una de las piezas claves de una red ilegal de lavado de dinero del erario en Venezuela. El Departamento de Justicia estadounidense dice que lavó cerca de US$350 millones.

Lea: Capturan a Alex Saab, el contratista del chavismo, en Cabo Verde

El portal periodístico Armando Info reconstruyó los últimos vuelos del contratista del chavismo, incluido el último que hizo antes de ser capturado. El sitio web señala que Saab salió el viernes del aeropuerto internacional de Maiquetía en Caracas a bordo de un avión de matrícula T7-JIS y llegó a Cabo Verde en la noche de ese mismo día. Apenas Saab tocó territorio africano las alertas de la Interpol y Estados Unidos se encendieron. En cuestión de minutos, el barranquillero fue detenido por las autoridades del país insular. El procurador general de Cabo Verde, José Landim, confirmó que existe un proceso de extradición abierto contra Saab y explicó que "el país que solicitó la detención ( Estados Unidos) ahora tendrá que enviar una solicitud de extradición” y que este trámite puede durar cerca de 18 a 40 días.

Veintecuatro horas después de su arresto, el gobierno de Venezuela señaló que el arresto del ciudadano colombiano cercano a ese régimen “corresponde a todas luces con las acciones de agresión y asedio contra el pueblo venezolano emprendidas por el gobierno de los Estados Unidos”. Según el canciller, Jorge Arreaza, Saab se encontraba en ese país de manera transitoria (haciendo escala). El alto funcionario del gobierno de Nicolás Maduro señaló que este realizaba gestiones -no precisa en qué país- “para garantizar la obtención de alimentos para los Comités Locales de Alimentación y Producción (CLAP), así como medicamentos e implementos médicos y otros implementos de carácter humanitario para la atención de la pandemia del COVID-19”.

El avión en el que iba Saab reporta viajes a Irán el 8 de marzo de 2020, un gobierno que ha sido aliado de Nicolás Maduro y del fallecido Hugo Chávez. Un mes antes, la aeronave estuvo en Rusia, otra nación que ha estado de su bando en el ajedrez de la geopolítica en los últimos años. En esa oportunidad, también hizo escala en Cabo Verde. EL diario El Tiempo señaló que Saab viajaba para a reunirse con una comisión de Irán para liberar un barco con gasolina retenido en la isla y que agentes federales ya estaban en la zona con el propósito de evitar que el colombiano se escapara.

Este no es el único avión en el que viaja Saab y su socio, también colombiano y en la mira de la justicia estadounidense, Álvaro Pulido. Entre 2017 y 2018, las aeronaves en las que se movilizaban registraron vuelos en México, país donde la Fiscalía investiga una de sus firmas (Group Grand Limited) registrada en Hong Kong y con la que obtuvieron el millonario contrato con el gobierno de Venezuela para suministrar los alimentos del programa de subsidio alimenticio que creó el gobierno de Nicolás Maduro en 2016. Un año después, otra de sus aeronaves estuvo en Turquía en donde Saab hizo negocios con una empresa de ese país que le proveía los alimentos para cumplir su convenio con Venezuela. Para ese momento, Turquía y Venezuela estrechaban sus relaciones comerciales y políticas.

Ese mismo avión que estuvo en territorio turco, dice Armando Info, fue usado para viajar a Rusia en junio de 2018 en el momento en que se disputaban las semifinales de la Copa del Mundo de Fútbol. Esa aeronave partió de Moscú el 16 de julio de ese año, un día antes de la final, con destino a Madrid y luego dos días después se dirigió a la isla griega de Mykonos. La aeronave también estuvo en Punta Cana, República Dominicana y París. Para ese momento, las sanciones contra Saab y el cerco en su contra no había empezado.

Solo fue hasta un año después, el 25 de julio de 2019, cuando él y su socio Vargas, fueron acusados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por ocho cargos relacionados con el lavado de cerca de US$350 millones de dólares. Según el indictment (escrito de acusación) presentado ante una corte del Distrito Sur de la Florida, los dos empresarios habrían lavado dinero de cuentas venezolanas hacia unas localizadas en Estados Unidos, aprovechando el sistema de cambio regulado que existe en el vecino país. Ahora, en los próximos días se conocerá cuál será la suerte del empresario barranquillero que sería el gran testaferro de Maduro. Lo más probable es que su destino sea una corte del Distrito Sur de la Florida, en donde está su proceso penal .

Comparte en redes: