"Madres de Soacha" piden en España justicia por ejecuciones de su hijos

En Colombia se han hecho más de 4.700 denuncias por "falsos positivos".

Las colombianas Luz Marina Bernal y María Sanabria, pertenecientes al movimiento "Madres de Soacha" reclamaron el viernes en Madrid justicia frente a las ejecuciones extrajudiciales de sus hijos por militares colombianos.

Los cuerpos de sus hijos, Fair Leonardo Porras Bernal, de 26 años y con una discapacidad mental, y Jaime Steven Valencia Sanabria, de 16 años, fueron encontrados en una fosa común con otros 17 cadáveres que el Ejército colombiano aseguraba que eran miembros de la guerrilla, casos conocidos con el nombre de "falsos positivos".

El movimiento al que pertenecen estas dos mujeres surgió en agosto de 2008 cuando unas madres de la localidad de Soacha, cerca de Bogotá, se unieron para encontrar a sus hijos desaparecidos, que fueron hallados en una fosa común al noreste del país en la que había 19 cadáveres de jóvenes.

En Colombia se han hecho más de 4.700 denuncias por "falsos positivos", referente a presuntas ejecuciones extrajudiciales alentadas por una directiva ministerial del expresidente colombiano Álvaro Uribe para recompensar a militares por matar a guerrilleros, según denunció Luz Marina Bernal, en una entrevista con EFE.

Bernal y Sanabria se encuentran en España donde esta semana recogieron el premio "Constructores de Paz 2012" otorgado por el Instituto Catalán Internacional de la Paz (CIP), por la lucha de las "Madres de Soacha" contra la impunidad y para que se haga justicia a la muerte de sus hijos y todos los "falsos positivos".

A través del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, las Madres de Soacha quieren incluir en las negociaciones de paz entre el Gobierno y la banda de las Farc su reivindicación de justicia para los casos de "falsos positivos".

"Que estos temas sean llevados a la mesa de negociaciones para que no haya impunidad", declaró Bernal.

Explicaron que esta lucha contra la impunidad, les ha valido a ellas y a otras madres y familiares de víctimas de las ejecuciones extrajudiciales amenazas de muerte, por las que incluso han tenido que separarse de otros hijos para protegerles.

La presión internacional es "importante" porque está contribuyendo a impedir que continúen las amenazas, dijo Bernal.

"Si algo pasa a las Madres de Soacha señalaran al Gobierno y al Estado colombiano. Son culpables por acción u omisión de lo que está ocurriendo en el país", declaró Bernal, quien explicó que los procesos judiciales son "lentos" y los acusados consiguen "dilatarlos"

Hasta el momento han sido juzgados y condenados a penas de cárcel ocho militares, seis de ellos por la muerte del hijo de Bernal, mientras que hay 293 procesos abiertos, pero ambas mujeres temen que la reciente reforma judicial transfiera a la justicia militar muchos de los casos, lo que consideran que supondría un "retroceso de más de 25 años en derechos humanos".

María Sanabria afirma sentirse "privilegiada" y asegura que en su lucha, las Madres de Soacha "hemos ganado muchos hijos a los que tenemos que proteger" y que las ha llevado a denunciar el escándalo de los "falsos positivos" por el mundo, incluso en la Corte Penal Internacional de La Haya, a la que la Federación Internacional de Derechos Humanos ha pedido una investigación sobre estos casos.

Esta madre explica que "no se sabe donde está el proceso" judicial por la muerte de su hijo y que el fiscal afirma que es "un caso complejo" por tratarse de un menor de edad.