Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 36 mins

En Manizales buscan responsables

Contraloría abrió indagación preliminar para establecer si hubo negligencia. Planta que surte 50% de la ciudad lleva averiada dos años.

Manizales lleva una semana sin agua, pese a tener dos plantas de tratamiento, con capacidad cada una de surtir la ciudad. Ambas están fuera de servicio por el invierno: una, la Luis Prieto, afectada por una avalancha el pasado miércoles; la otra, la Niza, inhabilitada desde hace un año.

Y es por la situación de la segunda planta que los habitantes señalan a las autoridades como responsables de la emergencia que vive la ciudad, por no haber actuado con diligencia. “ La ciudad estaba a merced de una sola planta. ¿Cómo es posible que un año después del daño en la planta alterna todavía siga fuera de servicio?”, dijo un funcionario de un organismo de control.

Las críticas van más allá, pues señalan como desacertado el no haber acelerado los trabajos con recursos propios por esperar la ayuda el gobierno. Y como evidencia de que Aguas de Manizales, responsable del suministro, cuenta con el músculo financiero, destacan la reciente compra del 80% de las acciones de una empresa de acueducto en Perú, por casi 6 millones de dólares.

Por las denuncias, la Contraloría Municipal abrió indagación preliminar. Según el Contralor Gustavo Castañeda, analizarán si había planes de contingencia para garantizar el servicio de agua ininterrumpidamente y los contratos de reparación de la planta Niza, que están sin terminar.

Los señalamientos apuntan al alcalde de la ciudad Juan Manuel Llano y al gerente de Aguas de Manizales Álvaro Andrés Franco. Ellos se defienden diciendo que no hubo imprevisión al tener sólo una planta funcionando y que han sido diligentes. “La planta Niza no ha estado abandonada ni ha faltado gestión. El proceso se ha cumplido respetando los tiempos de los estudios técnicos y la gestión de recursos. Las nuevas obras se harán en terrenos seguros para evitar problemas en futuras temporadas invernales”, dijo Franco en un comunicado.

El contrato demorado

En los últimos dos años, la planta Niza ha estado 18 meses fuera de servicio. El primer daño fue en noviembre de 2008, cuando una avalancha destruyó parte de la tubería, por lo que estuvo inhabilitada hasta mayo del año pasado. Cinco meses después, otra avalancha hizo lo propio y desde entonces está fuera de servicio.

Según Aguas de Manizales, esto obligó a modificar la ruta de la tubería, para minimizar riesgos en invierno. “Este cambio requería tramitar permisos en predios privados, algo necesario para gestionar recursos con el gobierno”.

Ocho meses después del daño empezaron obras, pues apenas hasta junio pasado se firmó el contrato de obra. Según el gerente del acueducto, la demora fue porque solo hasta abril presentaron el proyecto a Colombia Humanitaria y los recursos los aprobaron en mayo.

Sin embargo, algo diferente dice el contrato que firmaron Aguas de Manizales y la Alcaldía: los recursos para los trabajos estaban desde marzo. El Gobierno, a través del Minhabiente, firmó el convenio con la Alcaldía de Manizales el 25 de marzo, adjudicando $7.200 millones, para reparar la planta Niza y acciones para mitigar riesgos en zonas vulnerables. Desde ese momento los recursos quedaron en una fiducia.

Pese a tener los recursos a la mano, que podía contratar de manera directa, solo hasta el 9 de mayo la administración local firmó el convenio con Aguas de Manizales para la reparación de la planta alterna y fijó el 31 de diciembre como plazo de entrega..

La empresa de acueducto, a su vez, abrió licitación para adjudicar el contrato de obra, trámite que estaba previsto para el 2 de junio, pero lo hicieron una semana después. el contrato de obra lo ganó el ingeniero Diego Fernán Mejía Mejía, por casi $1.700 millones. La interventoría, la Sociedad Caldense de Ingenieros.

En los pliegos dejaba claro que, por la urgencia, el trabajo debía estar listo en 120 días calendario. Sin embargo, en el contrato que se firmó con el ingeniero Mejía, establecieron como fecha de entrega de la obra el 8 de noviembre, es decir 150 días. De haberse respetado el plazo de 120 días calendario, los trabajos debieron estar listos el pasado 11 de octubre, justo antes de la emergencia.

En el informe que Aguas de Manizales presentó a Colombia Humanitaria el pasado 3 de octubre, indicó: “el contratista presentaba un retraso del 9,14% Se debe tener en cuenta que la primera prueba hidróstatica fue fallida”. Para entonces, se habían instalado 1.404 metros de los 1.800 previstos.

Hoy se cumple un año con la planta Niza fuera de servicio, con la mala fortuna de que la nueva temporada invernal ya generó estragos en Manizales y puso en evidencia la necesidad de que la ciudad cuente con una planta de tratamiento de agua alterna para las emergencias, la cual, de haber estado a tiempo, hubiera podido salvar a la ciudad de la crisis que hoy enfrenta.

Hoy el panorama no es alentador, pues según los técnicos que adelantan los trabajos para habilitar la planta principal (trabajos que costarán $11 mil millones), solo el jueves podrían rehabilitar el suministro al 50% de la ciudad. El resto tendrán que esperar otras dos semanas. Eso sí, la advertencia del gerente de Aguas de Manizales es clara: la celeridad de los trabajos dependen del clima.

Sin embargo, al cierre de esta edición el viceministro de Agua y Saneamiento Básico de Minvivienda, Iván Mustafá envió un mensaje más alentador al indicar que si el clima se mantiene soleado, se espera que la totalidad de las obras concluyan el jueves. Para ello, en las labores de recuperación de la planta de tratamiento están trabajando a doble jornada con más de 120 trabajadores.

Temas relacionados