"'Marquitos' es un hombre limpio"

Confirmó, además, que este jefe de una bacrim es pariente de su esposa. Fiscalía busca declaración de ‘Jorge 40’.

Varias personas protestaron ayer en las afueras del búnker de la Fiscalía por el proceso en contra del gobernador ‘Kiko’ Gómez. / Luis Ángel

Se revisaron informes de Policía Judicial de incluso hace 13 años. Se desempolvaron viejos testimonios rendidos ante la justicia. Se hallaron procesos archivados. Se obtuvieron nuevas declaraciones de habitantes de La Guajira y de exparamilitares. Fueron estas evidencias, principalmente, de las que se valió la Fiscalía para determinar que Juan Francisco Gómez Cerchar, gobernador de La Guajira, debía permanecer detenido mientras las indagaciones en su contra continúan por los delitos de concierto para delinquir —por su supuesto apoyo a grupos armados ilegales— y homicidio —por tres asesinatos—.

Hoy el gobernador, conocido desde siempre como Kiko Gómez, se despierta habiendo pasado su primera noche en la cárcel La Picota de Bogotá. Fue trasladado allí ayer mismo, mientras cerca de 250 personas protestaban afuera del búnker de la Fiscalía —donde Gómez estaba recluido— y exclamaban que creían en su inocencia. Sin embargo, la Fiscalía parece estar plenamente convencida de tener las evidencias para llamarlo a juicio y ganar la partida ante la Corte Suprema. Así se lee en las 78 páginas en las que un fiscal delegado ante la Corte resolvió privarlo de la libertad, documento conocido en su integridad por este diario.

La resolución de la Fiscalía empieza analizando el departamento de Gómez Cerchar: “Los ejércitos privados existen en La Guajira desde los tiempos remotos del contrabando”. Para luego pasar concretamente al tema del gobernador: “Desde tiempo atrás se afirma que para nadie en La Guajira es un secreto que el señor Kiko Gómez financia la banda de Marcos Figueroa (alias Marquitos), pero nadie se atreve a denunciarlo por miedo”. La labor de la Fiscalía, precisamente, fue superar esa barrera del temor y encontrar pruebas suficientes para continuar el proceso contra Gómez Cerchar, quien se niega a aceptar cargos y reitera su inocencia.

Las versiones de algunos exparamilitares fueron claves para la Fiscalía. Arnulfo Sánchez, alias Pablo —a quien Kiko Gómez negó conocer—, declaró desde una cárcel de Estados Unidos el pasado 3 de septiembre que Marquitos siempre ha sido el brazo armado de Kiko Gómez. “Marquitos es como mencionar al diablo y todo el mundo sabe que es el hombre de Kiko Gómez”, aseguró Pablo, agregando que Gómez no negaba que Marquitos es pariente de su esposa. Efectivamente, en la indagatoria que Gómez Cerchar rindió el pasado 15 y 16 de octubre, él señaló que su esposa Bibiana Bacci era pariente lejana de Figueroa. Igualmente dijo de él: “Es un hombre limpio”.

En su indagatoria, Gómez negó que Samuel Santander Lopesierra (el extraditado narcotraficante conocido como El Hombre Marlboro) le hubiera presentado a Salvatore Mancuso. Pero el exjefe paramilitar, recluido en una cárcel estadounidense, reiteró el pasado 4 de septiembre, bajo juramento, que en mayo de 1997 él y Jorge 40 se iban a reunir con Santander Lopesierra, pero fueron detenidos y llevados a la estación de Policía de Barrancas. Allí habría llegado Santander Lopesierra junto con Kiko Gómez. “Recuerdo que Santa me dijo: “Mire, es una de las personas amigas influyentes, es alcalde de la zona, es una de las personas interesadas en la visita de ustedes y él va a tratar de ayudarlos”.

En su indagatoria, Gómez Cerchar menciona sus “excelentes relaciones” con el batallón Rendón y que siempre ha estado del lado de la institucionalidad, pero otro exparamilitar, llamado Rosendo León Galeano, conocido como Marcos o 45, relató en versión libre en 2011 que la primera vez que se reunió con Kiko Gómez fue, precisamente, “en inmediaciones del batallón Rondón”. Según Galeano, en ese encuentro estuvieron un mayor, un capitán y un sargento de inteligencia del Ejército que operaban en el batallón Rondón.

Jairo Alfonso Samper, alias Lucho, le dijo a la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía que Galeano “cuidaba el Cerrejón y fincas como las de Kiko Gómez”. El gobernador lo negó. Alias Pablo relató que un comando paramilitar permanecía en su finca por seguridad. El líder político guajiro, elegido con el aval de Cambio Radical, lo negó. El CTI de Riohacha certificó que Gómez Cerchar estaba en la mira del frente 59 de las Farc. Gómez le contó a la Fiscalía que en un retén guerrillero habían detenido a una hija suya y secuestrado a un cuñado, que el Eln había asesinado a uno de sus primos y uno de sus tíos, que subversivos habían bombardeado una finca suya. Pero igualmente aseguró que nunca había sido paramilitar.

La Fiscalía encontró además testimonios como el del profesor José María Benjumea, familiar de Luis Alejandro Rodríguez y Rosa Mercedes Cabrera, quienes fueron asesinados el 7 de julio de 2000 en zona rural de Fonseca (La Guajira). Al día siguiente, Benjumea señaló ante las autoridades a alias Marquitos y a Kiko Gómez como los responsables de los hechos, pero un mes y 18 días después fue asesinado. Otro testigo presencial de los asesinatos, Miguel Alfredo Cuesta, relató que los hombres que habían ejecutado el crimen vivían en las fincas de Gómez Cerchar. “Ojalá las autoridades hagan algo contra estos sujetos que vienen asesinando a personas inocentes”, expresó Cuesta.

Lo que se viene para la Fiscalía es escuchar la declaración de Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, recluido en una cárcel de EE.UU. El defensor de Gómez Cerchar, Iván Cancino, señaló que la captura de su cliente era inminente, dado el “show mediático” que estaba protagonizando el ente investigador. “Las pruebas son débiles, los testimonios son contradictorios y ahora la Fiscalía quiere hacer pasar como creíbles unos elementos que han estado guardados por más de una década”, reclamó el abogado penalista. Gómez Cerchar, por su parte, insiste en que es un hombre inocente. Y que así lo demostrará.

 

[email protected]

@dicaduran

Temas relacionados

 

últimas noticias