Las marrullas en la alcaldía de Jhon Maro Rodríguez

Con fines estrictamente personales, el exmandatario puso como directora de Atención y Prevención de Desastres de Cali a una comunicadora social sin experiencia para el cargo.

Fueron muchas las sombras que se cernieron sobre Jhon Maro Rodríguez al finalizar su paso por la Alcaldía de Cali. En 2006 fue sancionado por la Procuraduría por irregularidades en la contratación de uno de sus asesores Marco Aurelio Ramírez Rojas. Pero fue una contratación en especial la que lo puso en aprietos con la justicia: la de la directora de Atención y Prevención de Desastres de Cali, Victoria Eugenia Molina López.

Por ella fue hallado responsable del delito de interés indebido en la celebración de contratos y condenado en 2012 a cuatro años de detención domiciliaria por el Tribunal Superior de Cali. La sentencia fue confirmada recientemente por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Maro Rodríguez contrató a Molina López a sabiendas de que ella no cumplía con los requisitos para el cargo pues sus estudios de Comunicación Social y su experiencia de periodista poco o nada tenían que ver con la prevención de desastres.

Ella misma le reconoció que no tenía la experiencia para el puesto y él hizo caso omiso a eso. La contrató, además, a dedo, sin ningún concurso de por medio y desconociendo que el cargo para el que la había contratado había sido suprimido por el Concejo de la ciudad y que, por ello, se había creado un nuevo cargo que era desempeñado por una persona con mayor experiencia que ella.

Incluso, casi que lavándose las manos, puso a su secretario de Gobierno, Jorge Iván Ospina, a que hiciera todo lo posible para contratarla y que pareciera que la designación había sido decisión suya y no del alcalde.

Así lo recordó la Corte Suprema de Justicia en su sentencia en la que fue enfática en que en la contratación de Molina López "ciertamente medió un interés indebido o una inclinación malsana, ajena a los fines que el Estado persigue en los procesos de contratación estatal, en la escogencia de la mencionada toda vez que el contrato fue celebrado a sabiendas de que no satisfacía las exigencias requeridas".

Y agregó que Jhon Maro Rodríguez "en su condición de alcalde del municipio de Cali, traspasó el marco del interés general e intervino indebidamente en la contratación de la comunicadora social Victoria Eugenia Molina López, movido por un ánimo estrictamente personal". En el proceso el exalcalde cuestionó varias veces que la justicia cometía un error porque nunca pudo comprobar que entre él y Molina López hubiera una relación de índole sexual o un interés personal para favorecerla. La Corte hizo caso omiso a este reproche pues al final la prueba reina del interés eran todas las maniobras que había usado Rodríguez para poner a la comunicadora social en el cargo.

Por todo esto confirmó la decisión contra un exalcalde que en Cali es recordado no necesariamente por su buena gestión y que durante años hace parte de esa lista negra de exmandatarios que pasaron de los palacios municipales al banquillo de los acusados.

Temas relacionados