Martha Lucía Zamora, nueva investigadora de la Cicig

La exfiscal deberá viajar a Guatemala en agosto para recibir oficialmente su cargo. Ella se suma a la lista de por lo menos tres colombianos más que hacen parte de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala.

Con su entrada a la Cicig, queda descartada la opción de ser la vicefiscal de Néstor Humberto Martínez. Foto: Cortesía.

Una colombiana más se une al equipo que puso a temblar a varios altos funcionarios de Guatemala. Se trata de la exfiscal, María Lucía Zamora, quien fue elegida como una de las nuevas investigadoras de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), quien desde hace varios años está bajo la dirección del exmagistrado de la Corte Suprema de Colombia, Iván Velásquez.

Zamora fue elegida después de aprobar una prueba de conocimiento y varias entrevistas que se venían realizando desde octubre del año pasado. "Después de todo el proceso de reclutamiento, pues así lo llaman ellos, me hicieron la oferta de trabajo la semana pasada y el lunes acepté. Fuimos elegidos, dentro de un grupo de más de 50 personas, un argentino, un español, un mexicano y una colombiana", explicó Zamora, quien fue fiscal encargada en en 2012, Secretaria General, durante la alcaldía de Gustavo Petro en Bogotá, y magistrada del Consejo Superior de la Judicatura. 

La exfiscal Zamora no es la primera colombiana en hacer parte de esta Comisión, adscrita a las Naciones Unidas. La persona encargada de este equipo es el exmagistrado, conocido en Colombia como el magistrado estrella de la parapolítica, Iván Velásquez, y junto a él están por lo menos dos colombianos más. Desde la llegada de Velásquez a la Cicig, en 2014, Guatemala ha sufrido una de sus peores crisis políticas. El año pasado, por ejemplo, renunció la vicepresidenta de este país, Roxana Baldetti, por sus supuestos nexos con una red de corrupción aduanera, denunciados por la Comisión.

Este caso se conoció el 16 de abril del año pasado, después del desmantelamiento de una red de defraudación de impuestos, donde el secretario privado de la exvicepresidenta  Baldetti era el supuesto líder. Tras esta declaración, Roxana Baldetti quedó en la mira por supuestamente ser una  participante de este escándalo conocido con el nombre de: “La Línea”. La investigación del caso empezó en mayo de 2014 e incluyó 66.000 sesiones de escuchas telefónicas que revelaron el supuesto vínculo de la exvicepresidenta quien, tras su renuncia, fue detenida en agosto del año pasado por delitos de asociación ilícita, caso especial de estafa y cohecho pasivo.

Otro de los altos funcionarios que terminó involucrado en este escándalo fue el propio presidente de Guatemala, Otto Molina. En agosto de 2015, la Cicig y la Fiscalía solicitaron un antejuicio contra el presidente. "La documentación incautada en los allanamientos en conjunto con las interceptaciones telefónicas disponibles, llevan a considerar como probable que el señor presidente de la República haya participado en la comisión de las mismas conductas punibles por las que han sido acusadas las personas que integraban la organización criminal denominada "La Línea", declaró la fiscal de este país.

Ante este panorama, el próximo 15 de agosto María Lucía Zamora deberá estar en Guatemala para iniciar su trabajo como investigadora. Lejos de ser una salida al caos político de Colombia, Zamora considera que tener la oportunidad de trabajar en el exterior resulta ser un incentivo para, en un futuro, regresar al país y aportar los conocimientos aprendidos ante un posible escenario de posconflicto.