"Más de 15 paramilitares han reconocido mi inocencia": General (r) Uscátegui

El oficial del Ejército, condenado a 37 años por la masacre de Mapiripán, asegura que su caso está basado en pruebas sin confirmar y el testimonio de falsas víctimas.

El general (r) Jaime Humberto Uscátegui reiteró que su proceso por la masacre de Mapiripán fue basado en pruebas sin confirmar y testigos que reconocieron haber faltado a la verdad ante la administración de justicia por los hechos registrados entre el 15 y 20 de julio de 1997 en el departamento del Meta por paramilitares comandado por Salvatore Mancuso.

Para el oficial en retiro, todas las pruebas indican que las víctimas de dicha masacre fueron nueve, sin embargo no entiendo por qué el propio Estado colombiano presentó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos 49, por lo que el Ministerio de Defensa fue condenado a pagar 16 mil millones de pesos.

Asegura que muchas de las víctimas que declararon en su caso, ahora enfrentan un proceso penal por haber mentido para obtener beneficios económicos. Esta situación será puesta de presente en el recurso de revisión que están realizando actualmente para ser radicado ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Además, señaló, las declaraciones que lo absuelven de estos hechos no fueron tenidas en cuenta por las autoridades judiciales. Asegura que testimonios oficiales señalan que esa no era su jurisdicción ni tenía mando sobre los hombres que tenían el deber de proteger a dicha comunidad.

“Más de 15 paramilitares postulados a Justicia y Paz han reconocido mi inocencia”, precisó el oficial en retiro al señalar que incluso estos testigos ya reconocieron quiénes fueron los verdaderos responsables y colaboradores de la masacre, así como las personas que convencieron a otras de mentir para recibir el pago de una indemnización.

Incluso el presidente de la República, Juan Manuel Santos en un oficio lo exoneró de cualquier responsabilidad puesto que las tropas implicadas en la vigilancia de dicha zona no estaban bajo su jurisdicción. Aclaró que este tema debe ser prioridad de la Comisión de la Verdad que se está creando en La Habana (Cuba).

“El único derecho que no me han podido quitar es la vida, me quitaron todos los derechos. A mí me tienen allá como una tumba, alejado de la familia sin poder trabajar ni realizará ninguna actividad”. El general se encuentra privado de su libertad en el Cantón Norte.

“Llevo 16 años pagando cárcel, me faltan 16. Lo más probable es que yo salga de acá para el cementerio pero hasta el último día voy a seguir adelante”, señaló el oficial en retiro quien se hizo presente en los juzgados de Paloquemao para escuchar la lectura del fallo en contra de las tres falsas víctimas de Mapiripán.

Sin embargo, debido a que los procesados no han regresado la totalidad del dinero la diligencia judicial fue reprogramada para el próximo 1 de octubre.