Más de 30 mil galones de crudo fueron vertidos por las Farc en Putumayo

El Ejército responsabilizó de este nuevo ataque a guerrilleros del frente 48 de las Farc.

Unos 30.000 galones de crudo, que eran transportados en cinco camiones cisternas fueron derramados este jueves por guerrilleros de las Farc, en zona rural del municipio de Puerto Asís (Putumayo).

Así lo confirmó el Ejército, tras realizar un balance del incidente que ocurrió en la vereda Los Achapos, cerca de la quebrada Aguas Negras que desemboca en el río Mansoyá.

De acuerdo con la versión oficial, integrantes del frente 48 de las Farc, vestidos de civil y con armas detuvieron la caravana de vehículos que transportaban el hidrocarburo y obligaron a sus conductores a derramarlo.

“Aunque hubo derrame, la rápida reacción de las Tropas del Batallón de Ingenieros N° 27 de la Sexta División evitaron que la tragedia fuera mayor”, señalaron fuentes del Ejército al confirmar que en total fueron vertidos en la vía 30.326 galones de crudo, equivalentes a 722.05 barriles.

Este ataque atribuido a las Farc se une al ocurrido el lunes, en esa misma región, donde los subversivos obligaron a los conductores de 19 camiones a derramar unos 200.000 galones de crudo, lo que ocasionó una contaminación de 3,5 hectáreas de humedales, fuentes de agua y kilómetros de vías, según el gobierno.

Por otra parte, en Caquetá continúan los trabajos de reparación de la torre de energía que fue dinamitada por la guerrilla y que dejó sin servicio eléctrico a 16 municipios. (Lea: Atentado de las Farc causó apagón en Caquetá)

Estos ataques se suman a los realizados en la última semana contra torres eléctricas en el Pacífico colombiano, que dejaron sin luz por varios días al puerto de Buenaventura y al municipio de Tumaco.

Además, este fin de semana una explosión afectó el suministro de agua potable en el municipio de Algeciras, departamento de Huila, también en el suroeste del país.

Todos estos ataques se produjeron luego de que la guerrilla suspendiera hace poco más de dos semanas el cese al fuego unilateral que mantenía desde diciembre.