Más de 600 nuevos desplazados en Chocó por la violencia

Las familias se vieron obligadas a dejar sus hogares por los hostigamientos del Clan Úsuga durante toda la semana pasada.

Archivo El Espectador

Más de 600 personas llegaron desplazadas a una localidad en una zona rural al oeste de Colombia, tras una semana de violencia y hostigamientos del Clan Úsuga, principal grupo criminal del país, informó este lunes la Defensoría del Pueblo.

"El último informe (...) da cuenta del desplazamiento a Pie de Pató, cabecera municipal de Alto Baudó (departamento del Chocó), de 641 personas, equivalentes a 130 familias", dijo en un comunicado el ente que vela por los derechos humanos en el país.

Se trata de afrocolombianas e indígenas provenientes de varias comunidades rurales de Chocó, una zona selvática y remota del país con fuerte influencia de grupos armados irregulares.

La Defensoría alertó el viernes del desplazamiento de 166 personas y el confinamiento de otras 900 por temor a enfrentamientos entre el Clan Úsuga, que se expandió a sus territorios desde el vecino municipio de Nuquí, sobre el Pacífico, y la guerrilla ELN (Ejército de Liberación Nacional, guevarista), presente en la zona.

"Nos reportan un aparente repliegue del Clan Úsuga, debido a que la fuerza pública hace presencia en el área", agregó la Defensoría este lunes.

La institución estatal detectó la llegada de esta banda criminal al Alto Baudó el 23 de febrero. Desde entonces, se registraron "intimidaciones y amenazas" contra la población local, señaló el organismo.

El Clan Úsuga surgió tras la desmovilización masiva de paramilitares de extrema derecha promovida por el gobierno entre 2003 y 2006.

El proceso les ofrecía a cambio beneficios jurídicos, pero en algunos casos derivó en la creación de bandas criminales, llamadas "bacrim" por las autoridades, y dedicadas al narcotráfico y a la minería ilegal, entre otras actividades ilegales.