'Mata Hari' de las Fuerzas Militares aceptó responsabilidad en dos delitos

La mujer, que se hizo pasar por capitán del Ejército, manifestó su deseo de colaborar con las autoridades.

 Ante la pregunta de un juez de Control de Garantías, Ingrid Carvajalino, alias la 'Mata Hari', aceptó su responsabilidad en dos delitos dentro del proceso que se le adelanta por haber sobornado a un grupo de miembros de las fuerzas militares y a sus familiares bajo la promesa de ascensos, traslados e indemnizaciones.

Según la investigación la mujer se hizo pasar por capitán del Ejército utilizando insignias y uniformes falsos. La procesada había estafado a más de 600 personas.

La falsa oficial reconoció su responsabilidad en los delitos de estafa agravada y utilización de uniformes e insignias. Así mismo señaló que quería "dejar claro que quiero colaborar con la justicia, contar todo lo que sé y cómo llegó esto".

La procesada se declaró inocente de los delitos de abuso de confianza, amenazas personales y usurpación de funciones públicas imputados por la Fiscalía General.

Entre los ofrecimientos de la 'Mata Hari' estaba adelantar trámites como el de pensión de vejez para policías y soldados; trámite de pensión de sobreviviente por muerte de los uniformados, trámite de viajes para cursos de soldados y policías en el extranjero y celebración de contratos de insumos para el Ejército Nacional con ganancias exorbitantes.

Además gestionaba traslados entre guarniciones militares de soldados profesionales y suboficiales; cupos para adelantar estudios en el SENA; diligencias ante la Embajada Americana; contratos de prestación de servicios con el Ejército Nacional; trámite de vehículos y promesa de subsidios para vivienda de interés social, entre otros.