'Mata Hari' pide a María del Pilar Hurtado contar la verdad de las chuzadas

Alba Luz Flórez Gelvez dijo que la exdirectora del DAS, asilada en Panamá, sabe quién es el autor intelectual de las interceptaciones.

Alba Luz Flórez Gelvez, más conocida como la 'Mata Hari' del DAS dentro del proceso por el escándalo de las chuzadas a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, se refirió sobre este polémico caso y habló de las responsabilidades dentro del gobierno de Álvaro Uribe.

En diálogo con La Fm, la 'Mata Hari' aseguró que sería bueno que María del Pilar Hurtado regrese y cuente lo qué pasó para establecer quién es el autor intelectual de las 'chuzadas'.

Según ella, sus superiores le indicaban que toda la información que recolectó “era un requerimiento presidencial”. Sin embargo, afirmó que no tiene pruebas para asegurar que el expresidente Álvaro Uribe Vélez sea el autor intelectual de las 'chuzadas'. Por esta razón recalcó la importancia del papel de María del Pilar Hurtado para esclarecer los hechos.

De otro lado, indicó que se encuentra muy agradecida con Dios por el fallo que recibió a su favor, pues aseguró que se "cometió una injusticia" con ella.

Aun así, precisó que no le es posible posesionarse en un cargo público pues la Procuraduría la inhabilitó por un periodo de 20 años para ejercer cargos públicos. De igual manera aclaró que “no es su intención volver al DAS”. Señaló que el DAS la "persiguió y que aún lo continua haciendo".

Alba Luz Flórez Gelvez indicó que en estos momentos no tiene oportunidades laborales en Colombia porque hay “discriminación” en su contra. A su vez dijo que pasa por dificultades económicas debido a las deudas que tiene. Por tal motivo se ha tenido que “ganar la vida” vendiendo varios productos.

La 'Mata Hari’ se considera una desplazada, debido a que ha tenido que abandonar su hogar, familia y país a raíz de la “persecución” que asegura que hay en su contra.

Ante los señalamientos, afirmó que ella nunca cometió delito alguno y que “dio la cara”. Además se definió como el "último eslabón" en la cadena del ‘escándalo de las chuzadas’.

De igual manera aseguró desconocer en qué momento sus acciones pasaron de la “ilegalidad a legalidad”, porque estaba cumpliendo con su deber ya que eran unos requerimientos que le hacían para "proteger la seguridad nacional".