Mataban a sus esposos para cobrar los seguros