Médicos en líos por detención domiciliaria de alias 'El Cebollero'

La sala disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Medellín estrenó el estatuto anticorrupción, que le da facultades para sancionar a los auxiliares de la justicia.

Y lo hizo suspendiendo por tres meses a los médicos Gustavo Maldonado y Fabio Avendaño, adscritos al Instituto de Medicina Legal de Antioquia, por el dictamen que usó un juez para justificar el beneficio de prisión domiciliaria que le concedió a Alirio de Jesús Rendón, alias El Cebollero.

La decisión desató un escándalo, ya que al condenado lo señalan de ser uno de los principales jefes de sicarios en Medellín. Por esta razón, el magistrado Luis Edmundo Rivas abrió la investigación contra los médicos para establecer si los dictámenes eran legales y acordes con la realidad. En la indagación halló indicios para suspenderlos.

Como evidencia principal se usó el informe que rindió el subdirector de Servicios Forenses de Medicina Legal, que indica que los médicos entregaron el dictamen sin que lo revisaran sus superiores. “La revisión es para analizar si el dictamen cumplió con el reglamento técnico para la determinación médico forense del estado de salud de la persona en prisión”, dice.

El documento agrega que los médicos no deben sugerir la prisión domiciliaria. “El perito ilustra sobre el tratamiento que requiere el examinado, pero no le corresponde establecer el sitio de reclusión. Con base en ese informe, la autoridad judicial y el Inpec deben determinar si en el lugar de reclusión pueden garantizar las condiciones mencionadas por el perito”, explica.

El pasado viernes, en una inspección judicial a los dictámenes de los médicos, se estableció que en lo corrido del año el médico Maldonado, de la unidad de Bello (Antioquia), ha realizado 34 necropsias y 342 informes periciales clínicos. Por su parte, Avendaño, de la unidad de Itagüí (Antioquia), ha realizado 97 necropsias y 305 informes periciales clínicos.

Pese a la suspensión, la sala disciplinaria aclaró que no se trata de una decisión sancionatoria sino preventiva, para evitar que las conductas investigadas se repitan. Debido a que los médicos presentan a diario informes periciales, “sus actuaciones podrían verse comprometidas con posibles irregularidades, como las denunciadas en el caso de Rendón, en donde el dictamen se encuentra en entredicho, tanto en su forma como en su contenido”.

El lunes viajaron a Medellín dos médicos de Medicina Legal de Bogotá, para examinar de nuevo a ‘El Cebollero’, por solicitud del juez especializado del caso, a raíz de una petición de la defensa del procesado, que pidió que lo revisaran médicos internacionales.

Temas relacionados