Medida de aseguramiento a expatrullero que le disparó a joven en la cabeza en Cali

La Fiscalía le imputó el delito de homicidio agravado por indefensión.

En una audiencia a puerta cerrada, un juez de garantías cobijó con medida de aseguramiento al expatrullero de la Policía Metropolitana de Cali, Jeison Rayo Bermúdez en el proceso que se le adelanta por su presunta participación en los hechos que rodearon la muerte del joven Clisman Eduardo Túquerres, el 17 de noviembre de 2012.

El abogado de la víctima indicó que durante la diligencia judicial, el fiscal del caso indicó que el uniformado, quien fue retirado de la Institución en días pasados, le disparó en la cabeza al joven en hechos que son materia de investigación en el barrio La Buitrera, en el sur de Cali.

En la audiencia, la Fiscalía le imputó el delito de homicidio agravado por indefensión. (Ver Capturan a policía señalado de dispararle en la cabeza a joven en Cali)

El pasado miércoles, la Policía destituyó al patrullero por incurrir en una falta gravísima a título de dolo, por dispararle en la cabeza al joven de 19 años, Clisman Eduardo Túquerres Coque.

En decisión de segunda instancia, el delegado de la oficina de control disciplinario de la Policía, coronel Gerson Fajardo, ratificó la culpabilidad del uniformado por mala manipulación de un arma de dotación. (Ver Padre de joven que recibió disparo de patrullero denunció amenazas)

Un video que rodó por redes sociales fue lo que encendió las alarmas de que la muerte de Túquerres habría sido un homicidio. Una pelea en una cancha de fútbol entre el joven –que defendía a un hermano menor– y policías de La Buitrera fue lo que desencadenó el fatídico hecho.

Según las declaraciones del patrullero Gómez –compañero de Rayo– se le cayó el arma de dotación que tenía en el pecho en medio de la pelea y fue cuando Rayo la recogió. Según dicen los testigos, el patrullero destituido cargó el arma y le disparó por la espalda, específicamente en el cuello, a Clisman Túquerres.

La historia clínica y los informes de Medicina Legal, como las declaraciones de los testigos, coindicen en que el disparo fue a quemarropa. La necropsia indica que en la piel del joven no se encontraron rastros de pólvora que quedan después de accionar un arma.

Por ese motivo, la decisión de segunda instancia ratifica que las acciones de Rayo fueron con intención. Para el padre de la víctima, Dagoberto Túquerres, esta es una excelente noticia porque “se está haciendo justicia y nos ayuda a soportar el dolor”. (Ver Declaran muerte cerebral a joven que recibió disparo de patrullero de la Policía)

Un largo proceso

El pasado 19 de marzo, el expatrullero recobró la libertar por vencimiento de términos en su caso. Según el abogado de la familia Túquerres, Gonzalo Perdomo, esta situación se dio por los problemas de cambio de jurisdicción del proceso que ordenó el Consejo Superior de la Judicatura: “Desde el principio se dijo que la Justicia Penal Militar no podía investigar este caso, en esos trámites para que pasará a manos de la Fiscalía pasaron los 120 días hábiles para hacer un llamado a juicio”.

El abogado González desde entonces había estado esperando que un juzgado de garantías definiera una fecha para la imputación de cargos. Sin embargo, ante la nueva decisión de la Policía, el jurista le pidió al fiscal del caso que emitiera una orden de captura contra Rayo y así acelerar el proceso ya que “el argumento de que pertenecía a una entidad de Estado y no se podía solicitar una medida de aseguramiento ya no existe”. (Ver 'Temo porque el policía que disparó a mi hijo esté suelto')

Otra de las grandes angustias que se han generado alrededor del caso son las amenazas que ha denunciado el padre de la víctima. El señor Túquerres indicó que después de la audiencia en la que el exuniformado recobró su libertad, éste con el dedo índice le apuntó como si fuera una pistola: “hizo el gesto como si me fuera a matar”.

La denuncia por amenazas ya está instaurada ante la Fiscalía, y el abogado González insistió que “así sea por los medios de comunicación hay que buscar que se ordene la captura de Rayo, que además de ser un peligro para la sociedad y para mis defendidos, podría no presentarse en futuras audiencias y realizar maniobras dilatorias”.