Medida de aseguramiento a seis policías (r) por 'Masacre de Mondoñedo'

Son investigados por su presunta participación en el asesinato de seis personas en la localidad de Kennedy en 1995.

Un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos cobijó con medida de aseguramiento a un oficial y cinco suboficiales retirados de la Policía Metropolitana en el marco de la investigación que se adelanta por su presunta participación en la Masacre de Mondoñedo, registrada en mayo de 1995 en la localidad de Kennedy.

En su decisión, el fiscal consideró que existen elementos materiales probatorios suficientes para inferir la participación de los uniformados en los hechos que rodearon el asesinato de seis personas.

Los policías tendrán que responder por los delitos de secuestro extorsivo agravado y homicidio agravado en calidad de coautores en el asesinato de estas personas que fueron halladas en diferentes puntos de la localidad ubicada en el sur de Bogotá atados, quemados con combustible y llantas de vehículos abandonadas, después de haber sido ultimados con un disparo en la cabeza.

La masacre de Mondoñedo

En mayo de 1995 un frente de las Farc atacó la estación de Policía de Kennedy, donde murieron y resultaron heridos varios agentes de la institución.

El Policía que decidió confesar los pormenores de lo ocurrido, dijo que el teniente en cuestión le había pedido que encontrara a los culpables, delegándole esa función junto a otro agente.

Como pasaban los días y no lo había logrado, el Policía le contó a su teniente sobre unos agentes de la Sijín que había conocido, y que tenían un informante y un infiltrado dentro de las Farc. Esas personas fueron trasladadas al grupo de la Dijín que buscaba a los culpables del atentado.

De esta forma fue como el teniente empezó a hablar con Carlos Chaparro, militante de las Farc, "quien le manifestó que el atentado contra la Estación de Kennedy había sido ordenado por Marbel Zamora Pérez, uno de los jefes de la red urbana de la guerrilla, así mismo, para dar credibilidad a su dicho, le dijo al oficial que destinara varias unidades para que estuvieran pendientes de las citas que él iba a tener con varios integrantes", reseñó la Corte.

El agente confesó también que aunque había llegado a la Dijín otro teniente que había buscado vincular a la Fiscalía en el proceso para conseguir las órdenes de captura, el que ahora será investigado lo hizo a un lado en el proceso y buscó por sus propios medios "arreglar" el problema con las Farc.

Posteriormente los policiales secuestraron a los miembros de las Farc, los asesinaron e incineraron, para evitar que sus cuerpos fueran reconocidos y ellos vinculados en la investigación de su muerte.
 

Temas relacionados