"Merlano utilizó su investidura para evitar que su vehículo le fuera inmovilizado"

El Ministerio Público consideró que el congresista incurrió en una falta gravísima a título de dolo.

En la lectura del fallo que ya lleva más de tres horas, los procuradores delegados disciplinarios precisaron que según las pruebas recolectadas y los testimonios escuchados durante el proceso judicial se pudo inferir que usando su investidura como senador, Merlano interfirió para que los patrulleros inmovilizaran su vehículo. 

Y es que según las pruebas recolectadas durante los últimos meses se señala que en todo momento Merlano utilizó su nombre e investidura de senador con el fin de que no se le impusiera un parte y que su vehículo no fuera retenido por los policías, algo que debían hacer puesto que el congresista se negó a practicarse la prueba de alcoholemia.

En el fallo también se indicó que no se pudo demostrar ningún tipo de maltrato por parte de los patrulleros al senador del partido de la U como él, su grupo de acompañantes y su abogado argumentaron en el proceso disciplinario.

En este sentido indicó que en las tres grabaciones que fueron allegadas al proceso, no existe una sola escena en la que se evidencia el llamado trato indigno de los uniformados al congresista cuando le pidieron que se dejara practicar la prueba de alcoholemia puesto que sospechaban que estaba manejando bajo los efectos del alcohol.

Igualmente se indicó que además de Medicina Legal, los patrulleros de la Policía también tienen autoridad para hacer dichas pruebas de alcoholemia con el fin de descartar que una persona este manejando ebria ya que deben cumplir con su función de proteger a la población ante el riesgo que una persona conduzca un vehículo bajo los efectos del alcohol.

El procurador delegado, Juan Carlos Novoa, desestimó en la lectura del fallo los argumentos presentados por la defensa de Merlano Morales en las que se indica que el senador iba a un centro clínico puesto que sufría de un fuerte dolor de espalda, hecho por el cual mostraba cierta ansiedad y mal humor.

Ante esto se indica que ni en su declaración, ni en la llamada 1,2,3 de atención inmediata, así como los testimonios de otros testigos en este caso se hizo alguna referencia al hecho de que el senador había pedido su traslado a un centro de urgencias por su enfermedad.

Debido a la solicitud de la defensa del senador, la audiencia fue reprogramada para dos y 20 de la tarde, y se espera que la procuradora delegada para asuntos disciplinarios, María Eugenia Carreño emita el fallo en este caso, el cual las primeras versiones indicarían que sería destitución con una inhabilidad para ejercer cargos públicos entre los 10 y 15 años.