'A mi hija también la atacaron con ácido'

Esta mujer pide que la justicia actué con prontitud y no deje que el caso de su hijo quede en el olvido, como sucedió con el de su hija.

/Luis Ángel

Mientras Fabián, un joven de 17 años que el pasado 22 de octubre recibió dos disparos en la cabeza, evoluciona satisfactoriamente, sus padres aún no comprende porque las tragedias se han convertido en la sombra de la familia. Hace cinco años, su hija –de ahora 27 años–, fue atacada con ácido y le quemaron el 60% del cuerpo. El caso de la mujer fue cerrado al poco tiempo y hoy, esta familia aún clama por justicia. Dicen que prefieren guardar su identidad ya que, sin saber de dónde ni de quién provienen los ataques, no se sienten seguros. Además, les suplican a las autoridades que actúen con prontitud y no dejen en el olvido el atentado contra Fabián, como sucedió con el proceso de su hija.

Hace una semana Fabián salía de su casa al colegio cuando, al parecer, fue abordado por dos –según los testigos era un hombre de 20 años y otro que no alcanzaba a ser mayor de edad–, que sin mediar palabra le dispararon por la espalda. A pesar de que la Policía hizo un retrato hablado no se ha logrado dar con el paradero de los agresores. Minutos después del atentado, el joven quedó tendido en el piso y estaba consciente, pero no reconoció a sus agresores. Su madre, Marisol, cree que a su hijo lo confundieron porque ni siquiera intentaron robarlo. El joven, que se recupera satisfactoriamente en el Hospital Universitario Clínica San Rafael, está pendiente de una operación para extraerle un pedazo de proyectil que aún tiene incrustado en su cabeza. El Espectador habló con los padres de las víctimas quienes aseguraron que su hijo era de pocos amigos y que ellos jamás habían tenido problemas con sus vecinos.

 

¿Qué sucedió el pasado 22 de octubre?

El martes faltando 20 minutos para las 6:00 a.m. mi hijo salió para el colegio. Cerró el portón y a los tres minutos volvió a sonar el timbre. Pensé que se le había olvidado algo. Cuando bajé abrir me encontré con que no era él sino el celador del conjunto que me decía que fuera y me asomara a la calle que habían baleado a un muchacho. Cuando llegue era él. Estaba tirado y ensangrentado. Le pregunté quién había sido y me dijo que sólo le habían tapado un ojo y cayó al piso.

 

¿Tienen algún indicio de quién pudo haber sido?

No tenemos ni idea. Al principio creímos que alguien lo quería robar, quitarle el celular o los tenis, pero él y los testigos dicen que nadie lo intentó hurtar. Que simplemente le dispararon y salieron corriendo

 

¿Cuál es la situación de salud de Fabián?

Mi hijo ha evolucionado muy bien a pesar de que le dispararon dos veces en la cabeza y ninguno de ellos le pudo segar la vida como era la intención. Ahora está mejor y los médicos dicen que va muy bien y mejorando cada día más. De los dos disparos que le dieron ninguno logró el objetivo gracias a Dios. Él todavía tiene un pedazo de proyectil en la cabeza y lo tienen que operar, por lo que no sabemos que secuelas le puedan quedar.

 

¿La familia había sido víctima de otros ataques?

Hace cinco años atacaron con ácido a mi hija en el barrio. Tuvo heridas graves y duró dos meses en el hospital en cuidados intensivos. Pero salimos victoriosos porque ella salió adelante.

 

¿Qué les han dicho las autoridades, existe alguna conexión entre estos dos casos?

Nos dicen que están investigando para saber si está relacionado con lo que le pasó a mi hija. El caso de ella fue cerrado. En el de mi hijo el CTI y la Fiscalía siguen indagando. La teniente que lleva adelante el proceso nos visita y nos dice que no han parado de investigar.

 

¿A su hijo lo confundieron?

Sí. Viendo que no tenemos enemigos y mucho menos mi hijo que ni siquiera sale de la casa y sólo tiene un amigo, llegamos a la conclusión de que nos lo confundieron con alguien.

 

¿Cuál es el ambiente en la familia después de que se presentara este segundo caso de violencia contra ustedes?

Todos pensamos igual. Nos hacemos la misma pregunta, ¿qué pasa, qué es? No entendemos nada. Toda la familia está unida y acompañándonos.

 

¿Han solicitado que les brinden seguridad?

Hasta el momento hemos pedido que nos den seguridad, pero hasta ahora, ni en ningún momento, nos la han dado.

 

¿Piensan que alguna situación en el pasado sea la culpable de lo que les ha sucedido a sus hijos?

Para nada. Hemos sido personas muy tranquilas y jamás hemos tenido problemas con alguien. Ni con un vecino en los 10 años que hemos vivido en Madelena. La gente del barrio sabe que nosotros no tenemos problemas con nadie, ni mi hijo en el colegio. A nosotros nos atacan sin conocernos. No tenemos deudas ni le hemos quitada nada a nadie.

 

¿Qué les piden a las autoridades?

Por favor que esta vez hagan justicia y busquen a la persona que le hizo ese daño a mi hijo. Que no vaya a pasar como con mi hija, que el caso se cerró y ella quedó así, con el 60% de su cuerpo quemado –espalda, manos, cara– y nadie hizo nada ni dijo nada. Investigaron poco tiempo y ya. Yo les pido y suplico que esta vez encuentren quién les hizo esto a mis hijos para poder estar tranquilos.

 

¿Alguna vez va a conocer la verdad o es un caso más que se olvidará?

Por eso hablo con los medios. Necesito tener la seguridad de que está vez las autoridades si van a trabajar para averiguar qué pasa con este caso. Tengo la fe de que si se va hacer justicia.

 


[email protected]
@santsmartinez

 

Temas relacionados