Mindefensa desestima informe sobre 'falsos positivos' del Cinep

Dice que en 2012 no se presentaron ejecuciones extrajudiciales en el país y que el término está mal utilizado.

La Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa cuestionó el reciente informe en el que el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep) en el que advierte que en 2012 se registraron en el país 11 ejecuciones extrajudiciales, conocidas comúnmente como ‘falsos positivos’.

De acuerdo con una carta enviada por el director de ese despacho, coronel Juan Carlos Gómez, al Cinep, de los 20 casos que documenta su informe en once (11) de ellos se responsabiliza al Ejercito y en uno (1) a la Policía y a los otros ocho (8) casos que denomina “falsos positivos judiciales” no se refiere a muertes, y señala como causantes de estos presuntos delitos al: CTI de la Fiscalía General de la Nación; a la DIJIN de la Policía e incluso en un (1) caso al Ejército de Venezuela.

La misiva señala que esos presuntos episodios no tienen “nada que ver con la muerte de civiles, por lo cual resulta impreciso el uso de esta terminología”.

El coronel Gómez cita un informe de la ONU en el que se define la figura de ‘falsos positivos’ como: “los asesinatos de civiles para hacerlos pasar por guerrilleros muertos en combate y de esos casos la Oficina de ONU en Colombia manifestó no recibir una sola denuncia durante todo el año”.

El ministerio de Defensa señala que en el informe del Cinep, se le da la connotación de falso positivo a varios tipos de conducta que incluyen presuntos muertos, heridos y detenidos atribuidos a diferentes actores incluidos miembros de la Fuerza Pública, “lo cual resulta impreciso en relación con la definición”.

Tras calificar de “desatinada” la utilización del término ‘falsos positivos’, el Ministerio de Defensa aseguró que las muertes aludidas por el Cinep, se dieron en el marco de una operación u acción legítima de la Fuerza Pública.

Finalmente, reiteró que el gobierno y la Fuerza Pública “ha asumido un compromiso cada vez mayor con los derechos humanos” y que “el comportamiento ejemplar de soldados y policías en el cumplimiento de la misión, es indispensable para proteger a la población y mantener nuestra legitimidad”.