Ministerio de Salud retira concepto que equiparaba al aborto con el genocidio

Noticias destacadas de Judicial

En un comunicado, la cartera desacreditó al funcionario Joaquín Elías Cano Vallejo quien aseguró a la Corte Constitucional que una demanda que busca despenalizar el aborto solo busca que las mujeres tengan vía libre para usar el procedimiento como método anticonceptivo y para “remediar errores”.

El Ministerio de Salud desacreditó este martes al abogado Joaquín Elías Cano Vallejo quien presentó ante la Corte Constitucional un concepto que asegura que permitir el aborto libre en Colombia sería una vulneración de la Convención Internacional para la Prevención y la Sanción del delito de Genocidio al “impedir el nacimiento de una persona perteneciente a un determinado grupo”. El documento revelado por El Espectador generó una oleada de críticas por contener posturas antiderechos y no jurídicas respecto de una demanda que estudia el alto tribunal que pide despenalizar el aborto. Por esa razón, el Gobierno anunció que lo retirará y presentará uno nuevo.

Así lo hizo saber en un comunicado: “El escrito de intervención presentado contiene consideraciones personales del funcionario público y no reflejan la posición institucional y técnica del Ministerio de Salud y Protección Social como ente rector del sector salud, razón por la cual esta entidad presentará hoy un escrito de intervención sustitutivo”. En el comunicado, el Ministerio recordó que la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) es legal en tres circunstancias según sentencia de la Corte de Constitucional y un derecho ligado a los derechos a la vida, a la salud, a la integridad, a la autodeterminación, intimidad y dignidad de las mujeres.

(En contexto: La postura “provida” del Ministerio de Salud en el debate sobre el aborto)

“La atención de la IVE en los términos planteados por la Alta Corporación, debe ser provista en forma integral y segura, abordando no solo los aspectos médicos, sino también los psicosociales que se consideren relevantes para responder a las necesidades y preferencias de la mujer cuando tiene que decidir si continúa o no con su embarazo”, agregó la cartera. El concepto desacreditado este martes por el Ministerio de Salud, que usted puede consultar aquí, fue escrito del abogado Joaquín Elías Cano Vallejo, quien integra la cartera desde el 2006, según la hoja de vida publicada en Función Pública.

Cano Vallejo es abogado con especialización en Derecho Laboral y Sistema de Seguridad Social, adscrito a la dirección jurídica y una de las 16 personas que aparecen como apoderados del Ministerio de Salud, de acuerdo a la escritura pública 822 del 12 de febrero de 2020, que los faculta para representar a la cartera en pleitos judiciales. Según La Silla Vacía, el profesional en derecho, además, fue teniente del Ejército Nacional.

(Lea un editorial al respecto acá: Desinformación contra el aborto)

Según la postura que este presentó al Corte Constitucional, autorizar el aborto estaría legalizando “la vulneración de lo que sí efectivamente es un derecho fundamental, como es el derecho a la vida, al poner en manos exclusivamente de la mujer, el impedir el nacimiento de una persona perteneciente a un determinado grupo, esto es la familia de la madre o del padre, o de ambos, hecho éste que configuraría una vulneración a la Convención Internacional para la prevención y la sanción del delito de genocidio”.

Como explicó este diario, el abogado Cano Vallejo estima que la demanda que presentó el movimiento Causa Justa no contiene argumentos que permitan despenalizar el aborto. Y asegura que lo que se pretende es usarlo como método anticonceptivo, como forma de enmendar un “error” de dos personas al supuestamente no tomar precauciones en el acto sexual y, con ello, “sacrificar una vida”.

“Considero que el fin último de estas demandas, más que la despenalización del aborto, conllevan es al abuso de esta figura al buscar que se permita hacer uso del aborto sin límite alguno, es decir permitiendo que la mujer, ante la falta de una efectiva conciencia y ante la irresponsabilidad tanto de la mujer como del hombre al momento de tener relaciones y previo a ello, preocuparse más bien de aplicar las muchas políticas y métodos de anticoncepción o planificación familiar, y no convertir el aborto, como otro mecanismo método más de esa planificación, es sacrificar una vida, la del bebe, para corregir un error en el que incurrieron dos adulto al actuar de forma irresponsable”, indicó.

Comparte en redes: