Minjusticia pidió al Inpec información urgente sobre la seguridad de Luis Gustavo Moreno

Noticias destacadas de Judicial

El jefe de la cartera ministerial, Wilson Ruiz, le envió una carta al coronel Freddy Camargo indagando sobre las condiciones en las que se encuentra el exfiscal anticorrupción, quien está preso en la cárcel La Modelo, de Bogotá.

A través de una carta dirigida al director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), coronel Freddy Camargo Zorrilla, el ministro de Justicia Wilson Ruíz solicitó información sobre las condiciones de seguridad en las que se encuentra el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno Rivera quien actualmente purga una condena de cuatro años y 10 meses de prisión en la cárcel La Modelo de Bogotá, por su participación en el escándalo de corrupción conocido como el Cartel de la Toga.

“Respetuosamente nos permitimos solicitar que, de manera urgente, se informe a esta Cartera Ministerial acerca de las condiciones de seguridad de esta persona privada de la libertad, así como de las medidas que se han adoptado o vayan a adoptarse para garantizar la vida, seguridad e integridad del señor Moreno Rivera”, señala la misiva que previamente hizo referencia a las manifestaciones hechas por el exfiscal en las que afirma que teme por su vida al estar recluido en una cárcel ordinaria.

“Como es de su conocimiento, el ciudadano Luis Gustavo Moreno Rivera, ha manifestado a través de varios medios de comunicación y ante las autoridades judiciales competentes, una serie de preocupaciones acerca de su seguridad mientras se encuentre recluido en el Establecimiento de Reclusión del Orden Nacional ‘La Modelo’”, indica la carta fechada del 12 de enero de 2021. Y no es para menos, el exfiscal anticorrupción es testigo estrella de procesos judiciales contra magistrados, congresistas y fiscales, lo cual representa un riesgo importante sobre su seguridad.

Pero detrás de esta reciente solicitud del ministro, hay todo un “novelón” sobre el sitio de reclusión del exfuncionario quien llegó al país el 4 de diciembre de 2020, luego de cumplir con una condena en Estados Unidos de 48 meses de prisión. Mientras se encontraba extraditado, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia lo condenó en Colombia por los delitos de concusión –cuando un servidor público se aprovecha de su cargo para exigir dinero– y por utilización indebida de información privilegiada.

Sin embargo, el exfiscal mostró su disposición para colaborar con la justicia y a mediados de 2020 celebró un principio de oportunidad con la Fiscalía. En ese momento, el juez 75 de Control de Garantías dispuso que, en cuanto llegar al país, Moreno debía ser recluido en la Escuela de Posgrados de la Policía Nacional Miguel Antonio Lleras Pizarro (antes Cespo), por solicitud de la misma Fiscalía que evidenció los riesgos a los que estaría expuesto el exfiscal si era recluido en una cárcel ordinaria.

Cumpliendo con esa disposición, el 4 de diciembre cuando Moreno llegó al país, el juzgado 3º de Ejecución de Penas de Bogotá emitió la boleta de encarcelación y ordenó que el exfiscal fuera trasladado a la Escuela de la Policía. Sin embargo, Moreno permaneció en el búnker de la Fiscalía hasta el 21 de diciembre de 2020 cuando ese mismo juzgado reversó su propia decisión y determinó que el exfuncionario debía ser trasladado a la cárcel La Modelo de Bogotá. La decisión fue rechazada por el procesado, su defensa y su familia quienes expresaron preocupación por la seguridad de Moreno.

De hecho, el pasado 7 de enero la Procuraduría le solicitó al juzgado 3º de Ejecución de Penas que “corrigiera la reclusión irregular” del exfiscal y, en su lugar, dispusiera su traslado a la Escuela de Posgrados de la Policía. “Se trata de un sentenciado a quien se le deben brindar todas las garantías a fin de que continúe prestando su colaboración a la justicia en el marco de un fenómeno criminal que debe ser investigado y juzgado en su integridad, propósito en el que debe estar comprometida toda la judicatura, en tanto que en ello está en juego su propia dignidad”, indicó el Ministerio Público. (Lea también: Procuraduría pidió que se corrija la reclusión “irregular” de Luis Gustavo Moreno)

No obstante, a la fecha, Luis Gustavo Moreno continúa preso en un pabellón especial de La Modelo y desde allí ha declarado que teme por su vida. Minutos antes de ser trasladado a la cárcel La Modelo, el exfiscal anticorrupción se comunicó con El Espectador y fue categórico en que lo quieren silenciar, que teme por su vida, que es inadmisible que un testigo protegido como él que ha denunciado a expresidentes de la Corte Suprema de Justicia pueda ser puesto en peligro en una cárcel común y no en una especial, como lo había determinado desde el año pasado un juez de la República.

Comparte en redes: