Minjusticia renunciaría si se aprueban cambios a la Ley Natalia Ponce

El fiscal Néstor H. Martínez aseguró que la “ley de las pequeñas causas” podría generar la excarcelación masiva de presos por delitos querellables y derogaría la ley que castiga a responsables de ataques con ácido.

Ministerio de Justicia

El ministro de Justicia, Jorge Londoño le salió al paso a la polémica que surgió desde este miércoles tras la denuncia del fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez sobre que de aprobarse el proyecto de ley de “las pequeñas causas” podría darse una excarcelación masiva de presos por hurto y delitos querellables, y aún peor, se derogaría la “Ley Natalia Ponce”.

“El proyecto estructura estos casos como una modalidad de lesión personal y quedaría despenalizada esa conducta que hoy es especial y típica de la legislación colombiana y daría al traste todas al investigaciones que tenemos en curso”, expresó el fiscal general.

Ante esto, el titular de la cartera de Justicia aseguró que se trata de un error que debe ser corregido porque no se puede aprobar ninguna ley que desconozca la sancionada por el presidente Juan Manuel Santos que busca castigar con penas de hasta 360 meses de prisión a los responsables de ataques con ácido.

“La ley Natalia Ponce fue aprobada en enero y el proyecto de las “pequeñas causas” lo presentó meses antes el anterior ministro de Justicia (Yesid Reyes). No se tenía conocimiento de las nuevas sanciones, pero no dejaremos que se desconozca este delito”, señaló Londoño en declaraciones recogidas por Caracol Radio.

De hecho, llegó a afirmar que renunciaría si el proyecto de ley, aprobado en tercer debate en la Cámara de Representantes, recibiera el visto bueno final del Congreso sin realizar los cambios pertinentes.

La posición del Gobierno se conoce luego de que la Fundación Natalia Ponce de León rechazara el proyecto y la gestión del ministro de Justicia para dar celeridad a la aprobación del mismo, pidió a la Cámara de Representantes y al presidente "rechazar con vehemencia esta iniciativa" y recordar que los ataques con agentes químicos, de los que este año se han reportado diez, son intentos de homicidio, por lo que no deberían ser tratados como "pequeñas causas".