"La mitad del país finge demencia"

El exsecretario jurídico de la Casa de Nariño explicó su relación con miembros del controvertido grupo Nule.

¿Por qué lo citan a interrogatorio en la Fiscalía?

Hace dos años los medios de comunicación sacaron a relucir mi nombre y yo el 15 de noviembre de 2011, a través de una carta, le pedí a la Fiscalía que me citaran a interrogatorio para explicar la situación. Hubiera podido guardar silencio o renunciar a ser citado y no comparecer. Pero para mí es muy importante matar este proceso de fondo porque no debo nada ni hice gestión indebida en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Pero si lo llamaron a interrogatorio es porque deben existir indicios en su contra...

A mí me relacionan porque tiempo después apareció una información sobre mi relación con miembros del grupo Nule. Eso es cierto y no lo voy a negar. La mitad del país finge demencia. Yo los conozco desde 2002. Conozco a Paula Galofre, la esposa de Manuel Nule, una buena abogada cartagenera. Tengo una relación personal con los Nule desde antes de que fueran empresarios, luego cuando fueron los ‘cacaos’ como lo informó la revista Semana, y ahora en desgracia. Pero no he podido visitarlos porque imagínese que va a pensar el país. Mi relación con ellos ha sido estrictamente personal. Los Nule se ganaron un contrato con el ICBF, pero yo no participé en ninguna gestión. Ya entonces me había posesionado como secretario jurídico.

¿Utilizó ese cargo para favorecer al grupo Nule desde la Casa de Nariño?

No. El secretario jurídico no tiene ningún tipo de injerencia en el tema de contratación del país. Yo no podía llamar a un ministro a decirle que adjudicara un contrato o hiciera trampa.

Pero el secretario jurídico es el último filtro y si usted quiere puede bloquear una contratación.

No, en contratación la secretaría no se mete al interior de las entidades. El secretario tiene poder es cuando de los ministerios mandan temas para la firma del señor presidente. Los contratos estatales los firman los ministros con total autonomía. No me imagino yo llamando a los ministros Hernán Martínez o Andrés Uriel Gallego a decirles que le adjudiquen un contrato a X o Y persona, en este caso a al grupo Nule. Me hubieran denunciado.

¿Lo que quiere decir es que el grupo Nule tenía pulmón propio y no lo necesitaban a usted?

Por supuesto. Si usted mira el grupo Nule tenía asesores de medios, periodistas y abogados. Le voy a dar nombres: Mauricio Vargas era un periodista amigo de ellos y era el asesor de comunicaciones. Yo lo conozco y tengo una muy buena impresión de él. Lo mismo del doctor Humberto de Calle, quien hoy está negociando la paz. Ellos no necesitaban al secretario jurídico para nada. Nunca me visitaron en Palacio. Me visitó Paula Galofre un par de veces para ir almorzar, pero ellos nunca lo hicieron, no tenían la necesidad de hacerlo. Ellos tenían un staff de gente muy importante. Medio país estaba detrás de ellos.

¿Usted cree que hay muchos que hoy niegan a los Nule porque les da pena?

Por supuesto. Es que la gente en Colombia es así. La situación con la Fiscalía es perfecta para aclarar mi verdadera relación con ellos, que no la puedo negar porque los amigos no se niegan. Los he conocido en toda su trayectoria desde antes de ser empresarios y ahora en su desgracia, pero ha sido una relación de amistad estrictamente personal.

¿Por qué ha habido tanto ruido alrededor suyo, por ejemplo el tema de ‘Job’ y ahora de los Nule?

No tengo muchos temas. El único tema que he tenido es el de ‘Job’ y le he puesto la cara a la justicia. A la Fiscalía he ido tres veces y eso ya está archivado. A la Procuraduría toda las veces que me ha citado y también está archivado. En el tema de los Nule nunca he sido citado, ahí está mi solicitud de interrogatorio desde hace dos años. Y a los medios siempre les he dicho que estoy listo para responderlo todo.

¿Pero no me dirá que usted no es un hombre polémico?

Me imagino que lo dice porque trabajé con el presidente Uribe y porque la gente cercana a él ha sido perseguida. Le voy a contar algo que no le he dicho a nadie y lo tengo listo para entregarlo a la fiscalía: desde 2011 le envié cartas a la Fiscalía, la Procuraduría y Contraloría solicitando que si era necesario estaba dispuesto a levantar la reserva bancaria mía para que investigaran todas mis cuentas y transacciones en Colombia y una cuenta de ahorros en Miami hace 15 años, que es en la que pago mi seguro de vida.

¿Cuál es el tema con una sociedad que tiene usted con los Nule en Miami?

Sí, es verdad, y tengo los documentos de eso. En el año 2005 Paula Galofre me invitó a participar en un proyecto inmobiliario que había en Miami y consistía en invertir en un apartamento en esa ciudad. Yo firmé y me vinculé con Rina Mendoza (esposa de Miguel Nule), Paula y Viviana Nule. En el año 2006 me salí de ese negocio porque finalmente no me quise meter en eso. Ellos eran los nuevos cacaos, yo no tenía ninguna sospecha de ellos y tampoco sabía que iba a ser nombrado secretario jurídico un año después de haberme metido en ese proyecto inmobiliario del que, como le dije, no se concretó. Yo cedí mi participación en ese negocio.

¿Los Nule vivieron en el mismo conjunto residencial donde usted vive?

Sí. Yo fui vecino de casa, al frente vivían Manuel Nule y Paula. Muy amigos los hijos de ellos con mis hijas. Compartimos casi cuatro años de convivencia y éramos amigos desde el punto de vista personal. En la calle anterior a donde yo vivía, a cien metros también vivía Viviana Nule, a quien aprecio mucho.

Lo que se entiende es que ellos no necesitaban pedirle citas a la Casa de Nariño porque si lo necesitaban cruzaban la calle nada más.

Por supuesto. Cualquier cosa que hubieran querido consultarme no necesitaban ni ir a Palacio y no necesitaban al secretario jurídico porque tenían abogados de grandes ligas que les podían solucionar los problemas que tuvieran con el Estado.

¿Usted no le advirtió al presidente Uribe o a los Nule en su momento por cosas que ya empezaban a decirse de ellos?

Sí claro. El presidente Uribe me encargó y así lo hice públicamente. Ahí deben estar los escritos en la Secretaria Jurídica. En un consejo comunitario, sobre el tema del préstamo de la Dirección de Estupefacientes, el presidente me encargó y escribí unas cartas a la DNE para que por favor requiriera a los señores Nule para que los devolvieran.