Muere otro cadete víctima del atentando en Escuela General Santander

Andrés David Fuentes Yepes falleció debido a la gravedad de las heridas que quedaron como resultado del carrobomba. El cadete fue intervenido quirúrgicamente varias veces.

Este atentado ya deja 22 personas fallecidas y 68 heridas.Archivo El Espectador

El cadete Andrés David Fuentes Yepes, víctima del atentado en la Escuela General Santander perpetrado el pasado 17 enero por el Eln, falleció este viernes debido a la gravedad de las heridas que le quedaron como resultado del carrobomba que explosionó en Bogotá. La información fue confirmada por el director de la Policía, Oscar Atehortua Duque.

 

Fuentes Yepes se encontraba en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Simón Bolívar, en el norte de la capital, y fue intervenido quirúrgicamente varias veces. Con la muerte de Fuentes Yepes aumentó a 22 el número de muertos que dejó el atentado perpetrado por la guerrilla del Eln.  

(Lea aquí: Nuevas pruebas en la investigación por el atentado en la Escuela General Santander).

Los hechos aún son material de investigación por parte de las autoridades. Sin embargo, en el proceso han sido vinculados Ricardo Carvajal, el primer capturado por el atentado, y de quien se presume una presunta coautoría gracias a una interceptación telefónica realizada por la misma Fiscalía.

El hombre se encuentra en la Picota. El fiscal general Néstor Humberto Martínez señaló que, “jamás las autoridades hemos dicho que el señor Ricardo Carvajal estuvo en la Escuela de Cadetes General Santander. Lo que ha permitido que un juez de garantías haya proferido una medida de aseguramiento contra él es que, en la comunicación telefónica, obtenida de manera lícita, reconoció su participación en grado de coautoría en el acto terrorista”.

De igual forma, José Aldemar Rojas Rodríguez fue identificado como la persona que habría ingresado y activado el carrobomba a las instalaciones de la Escuela General Santander. El ministro de Defensa, Guillermo Botero, y el fiscal Martínez aseguraron que Rojas Rodríguez pertenecía al Ejército Nacional de Liberación (Eln) desde al menos 1994, guerrilla en la que se convirtió en un experto explosivista.

En 1994, señalaron, era miliciano de este grupo guerrillero en Pueblo Nuevo, Arauca, departamento donde se registró en julio de 2018 la última revisión técnico mecánica de la camioneta que explosionó en la escuela de cadetes de la Policía.

Según la información entregada por estos altos funcionarios del Estado, Rojas Rodríguez estuvo vinculado al frente Domingo Laín, al Adonay Ardila y al estado mayor del Frente de Guerra del ELN. Sus alias eran el Mocho (había perdido la mano derecha) o Kiko. En 2013, manifestaron, aparecía como la cabeza del Domingo Laín, cuyo fuerte son las operaciones bélicas en Arauca; en 2015 fue jefe de la comisión Camilo Cienfuegos y en 2017, señaló un desmovilizado, se convirtió en jefe de inteligencia.

Lea también: Primer capturado por atentado en Escuela General Santander llega a Paloquemao

Con este atentado se cerró la puerta a las negociaciones entre el Eln y el Gobierno. Fue el mismo presidente Iván Duque quien le puso punto final al proceso de negociación con esta guerrilla. “Basta ya, señores del Eln. Basta ya de muertos, basta ya de secuestros y de atentados contra el medio ambiente. Colombia les dice: basta”, expresó el mandatario, no sin antes advertirle a la insurgencia que se reactivaron las órdenes de captura contra sus diez negociadores y por ende, se rompieron los canales de comunicación que se mantuvieron abiertos desde el pasado 7 de agosto. 

(Lea: Presidente Duque levanta la mesa de diálogos de paz con el Eln)