Muere otro niño wayuu por desnutrición en La Guajira

Gilberson Martín González falleció esta mañana en un hospital en Nazareth, en la alta Guajira. Aunque todavía no es claro cuál fue la causa de su muerte, las primeras versiones indican que se trató de una neumonía.

Una foto de Gilberson Martin, días antes de ser trasladado al centro médico. / Crédito: Cortesía

La condición de salud de Gilberson Martín González para agosto de este año era tan crítica que sin una intervención médica de urgencia, su muerte era inminente. A pesar de que varios médicos de La Guajira lo intentaron tratar, el joven de 16 años falleció esta mañana en un hospital de Nazareth en la alta Guajira. El tratamiento que recibió, luego de que su caso fuera denunciado en varios medios de comunicación, no fue suficiente para tratar el grado tan agudo de desnutrición en el que estaba hace un mes. (Lea más sobre al denuncia que hizo El Espectador a finales de agosto)

Fuentes cercanas a este caso, le contaron a este diario que la atención médica no fue ni oportuna ni diligente. “Primero lo enviaron a un centro en donde no podían hacerle ni exámenes ni darle los medicamentos que necesitaba. Luego lo trasportaron a un hospital muy alejado de su familia y ahí fue donde empezaron a tratarlo. Se demoraron mucho”, explicó, quien además dijo que los médicos todavía no se ponen de acuerdo de qué fue lo que pasó: “Unos dicen que fue una neumonía asociada a su estado de desnutrición. Otros dicen que fue una falla renal y hepática”, agregó.

A Gilberson Martín de nada le sirvieron las medidas cautelares que dictó la Comisión Interamericana de Derechos Humanas (CIDH) en diciembre del año pasado. En ese momento, el organismo le ordenó al Estado colombiano que respondiera con un plan integral a la preocupante situación de desnutrición en este departamento del norte del país, que sigue causando la muerte de niños en esta comunidad indígena. Las medidas tampoco han sido efectivas para otros 36 niños de todo el país que han sido reportados como muertos por desnutrición en lo que va corrido del año por el Instituto Nacional de Salud (INS), pese a que el Gobierno le pidió a la Comisión a comienzos de año que retirara las medidas, pues ya se trabajaba para resolver el problema.

Miembros de la comunidad a la que pertenecía Gilberson Martín le aseguraron a este diario que siguen siendo urgentes las medidas para atajar esta situación. No se explican cómo, a pesar del acompañamiento internacional, del respaldo de las altas cortes del país y de la orden que impartió la Corte Suprema de Justicia para que sea el presidente quien coordine el programa para solucionar la crisis, los niños wayuu se siguen muriendo de hambre.