Narco 'despojador' de tierras de regresó al país

Este 30 de mayo fue repatriado a Colombia Dago Rodríguez, quien se apropió ilegalmente de unos lotes que le pertenecían a un exmilitante de la UP y su familia.

/Archivo
/Archivo

Con sigilo, sin que mucho se supiera al respecto, este jueves 30 de mayo aterrizó en el país un vuelo chárter con un centenar de colombianos, todos repatriados desde Estados Unidos. Un montón de nombres sin mayor trascendencia componía la lista de pasajeros, excepto por uno: el de Dago Enrique Rodríguez Bejarano.

Requerido por la Corte para el Distrito Sur de la Florida por delitos relacionados con el narcotráfico, Rodríguez fue capturado por el –hoy liquidado– DAS en diciembre de 2006 en Los Llanos Orientales. Un año más tarde, el gobierno aprobó su extradición, junto con la de otros 12 ciudadanos nacionales.
Su nombre, sin embargo, adquirió relevancia en Colombia por un asunto que nada tenía que ver con tráfico de estupefacientes, sino con el programa bandera de la administración Santos: la restitución de tierras.

Tal como lo contó este diario en su edición del 6 de noviembre de 2012, en un artículo titulado “Histórico proceso de restitución en Villavicencio”, la Unidad de Tierras documentó que en 1991 Dago Enrique Rodríguez se había apropiado de cuatro predios en la vereda Servitá (Villavicencio), que le pertenecían a Pedro Velásquez*.

Él era un militante de la Unión Patriótica que adquirió cuatro lotes en 1986 y en 1991, a la fuerza, ya no eran suyos. Un año y medio más tarde, cuando era inspector de Policía en el municipio de San Carlos de Guaroa (Meta), lo bajaron de un bus en un retén paramilitar y de Velásquez nunca se volvió a saber.
Las propiedades quedaron englobadas en una sola finca, Villa Diana, y fueron traspasadas a un hombre llamado Pablo José Ramírez Piñeros con la escritura pública 2381 de mayo de 2008. Para esa época Rodríguez ya estaba en EE.UU., por lo que los trámites los hizo su hijo Dago Yesid Rodríguez Suárez.
Una sala especializada en restitución de tierras del Tribunal Superior de Bogotá, en fallo del 15 de mayo de este año, determinó que el traspaso de los cuatro lotes de los que se había adueñado Dago Rodríguez era ilegal. Los lotes se les restituyeron a sus cuatro hijos.

Los hijos de Velásquez ganaron el pleito pero, como el Tribunal Superior de Bogotá bien anotó, los cuatro lotes que les pertenecían estaban ubicados en medio de dos que siguen a nombre de Dago Enrique Rodríguez Bejarano.

Las amenazas en su contra no han cesado. Fuentes de la Unidad de Tierras le dijeron a este diario que los cuatro hijos del asesinado exmilitante de la UP están inscritos en la Unidad Nacional de Protección, aunque ellos en realidad quieren es poder exiliarse.

El Meta es el último lugar al que quisieran regresar. Ahora, tras la repatriación del narco Dago Enrique Rodríguez, con mucha más razón.

*Nombre cambiado por seguridad de los reclamantes de estos predios

Temas relacionados