Natalia Ponce de León reconoció a su agresor por “la voz y la ropa”

La joven, después del ataque, les pidió a sus familiares que le alertaran a una amiga suya ante un posible ataque de Jonathan Vega Chávez.

Cristián Garavito/ El Espectador

Minutos después del ataque que sufrió el 27 de marzo de 2014, la joven Natalia Ponce de León alertó a sus familiares para que le advirtieran a una compañera sobre el riesgo en el que estaría inmersa debido a que ella había tenido un problema con Jonathan Vega Chávez.

“Les pedí que llamaran a una muy amiga mía para que este hombre no la fuera a atacar a ella, puesto que se me vino a la cabeza que le pudiera hacer lo mismo”, precisó la joven, quien aseguró que en una oportunidad Vega Chávez había escrito en una pared, frente a la casa en la que vivía, un mensaje con palabras soeces.

En su intervención, la joven quien porta una máscara en su rostro, aseguró que reconoció a su agresor por la voz y la ropa que llevaba puesta. Esto haciendo énfasis en que en ningún momento pudo ver su rostro puesto que lo tenía tapado con una capucha. Igualmente señaló que le arrojó en dos oportunidades el líquido corrosivo sobre su humanidad.

En un momento de la audiencia sacaron de la sala a todos los presentes puesto que se presentaron unas imágenes de la joven antes del ataque con ácido. Con esto se busca demostrar la gravedad del daño causado por Vega Chávez, acusado por el delito de tentativa de homicidio agravado con lesiones personales.

Hasta la fecha Ponce de León se ha sometido a 16 cirugías en su rostro. “Tuvieron que usar injertos de piel para poder reconstruir mi cara, este año me hicieron cuatro cirugías en menos de cuatro semanas”. La audiencia fue reprogramada para el próximo 18 de agosto.