En Navidad aumentan riñas por intolerancia

En un fin de semana los uniformados atienden en promedio más de 3.000 enfrentamientos o riñas.

La Policía advirtió que en época de Navidad y Fin de año aumenta las riñas por intolerancia debido al consumo irresponsable de bebidas alcohólicas, dejando trágicas consecuencias en la mayoría de los casos.

Según las estadísticas de las autoridades, en un fin de semana la Policía atiende en promedio, entre 3.000 y 3.500 enfrentamientos o riñas.

La verificación de los registros de los sistemas de video vigilancia en las diferentes ciudades, evidenció el violento escenario en el que termina una pequeña discusión o mal entendido, pero en una prueba de campo realizada por la Policía Nacional, se constató la falta de autocontrol y la irracionalidad de quienes se agreden.

Una cámara subjetiva (tipo Go Pro) fue instalada en el casco de un policía, encargado del servicio nocturno en fin de semana. Con apenas 20 minutos laborando, ya acudía a la primera riña protagonizada por un grupo de vecinos que se reclamaba por un problema pasional.

75% de los cuadros de intolerancia a los que reacciona la policía a nivel país, corresponde a peleas entre conocidos, amigos o familiares. Y así lo registró el uniformado con su cámara, en otros enfrentamientos que grabó. En todos los casos los involucrados se llamaron por el nombre y manejaban un notorio nivel de cercanía.

El factor que más llamó la atención del ejercicio y está presente en más de la mitad de situaciones similares, es la agresividad contra el policía que llega a la escena, y aún más, cuando con tono pausado y cumpliendo los procedimientos que avala la ley, intenta calmar los ánimos. A los lugares que asisten los funcionarios, son recibidos con ataques verbales y físicos, y aunque intente promover una solución pacífica, pocas veces es escuchado.

En el año, 5.227 policías fueron agredidos mientras cumplían con el deber de dispersar multitudes o controlar a personas que peleaban. 329 resultaron heridos por arma blanca o elementos cortopunzantes, lo que pone al descubierto el grado de excitación que alcanzan los agresores y la compleja labor de atender estos eventos.

Frente a la compleja realidad presente cada fin de semana y en época navideña, la Policía impulsa la figura de amigo componedor. Así como existe el conductor elegido, el propósito es creer en una persona con responsabilidad, que tenga la capacidad de calmar los ánimos cuando amenacen la tranquilidad e integridad propia y de los demás.

Pensar en un asistente a las mismas celebraciones, integrante de cualquier grupo social o un vecino de barrio, con liderazgo y reconocimiento, a tal punto que pueda frenar cualquier amenaza de discordia, promueva el dialogo, oriente los momentos difíciles o intervenga en una riña, antes de la llegada de las autoridades.

La necesidad de promover figuras de autocontrol, radica en la atención de 86.569 cuadros de intolerancia por parte de la Policía Nacional en 2014, entiéndase violencia intrafamiliar, disputas y peleas callejeras. Los homicidios producto de esos escenarios fueron 5.916 (837 vidas salvadas frente a 2013). Reducción obtenida gracias a la oportuna intervención de las autoridades, al reporte inmediato de la ciudadanía y a los planes de desarme.
 

Temas relacionados