Ñeñepolítica: ministra Alicia Arango fue a la Fiscalía a declarar como testigo

Noticias destacadas de Judicial

La encargada de la cartera del Interior fue citada por su relación con la campaña presidencial del hoy jefe de Estado Iván Duque. Arango fue su jefe de debate.

La ministra del Interior, Alicia Arango, estuvo esta mañana en el búnker de la Fiscalía, en el noroccidente de Bogotá, durante una hora y 40 minutos. Allí fue citada a rendir entrevista, informó W Radio, en calidad de testigo, pues ella ejerció como jefe de debate de la campaña presidencial de Iván Duque, la cual, precisamente, está bajo indagación desde que en marzo de este año salió a la luz pública el audio de una conversación entre María Claudia Daza, colaboradora cercana del senador Álvaro Uribe, y José Ñeñe Hernández.

El pasado miércoles 1° de julio, luego de una polémica enorme por la captura de dos de los investigadores de este caso, más conocido por el nombre de la “ñeñepolítica”, la Fiscalía salió por primera vez a dar un parte completo sobre lo que se ha venido haciendo en los últimos cuatro meses frente a este espinoso tema, en el cual el fiscal general, Francisco Barbosa, ya señaló que no se declarará impedido. Un asunto que, dados los antecedentes de Odebrecht y Néstor Humberto Martínez, inquieta a la Corte Suprema.

(La idea de un fiscal ad hoc para casos del “Ñeñe” toma fuerza en la Corte Suprema)

En declaraciones públicas, el director del CTI, Alberto Acevedo, dio una actualización general sobre la ñeñepolítica. Reveló que el teléfono de María Claudia Daza estuvo interceptado en 2018 a través de la Corte Suprema y que esta ya envió copia de la información que se obtuvo por esa vía. El 3 de junio de ese mismo año fue cuando Daza y el Ñeñe Hernández hablaron sobre las elecciones -la segunda vuelta presidencial estaba entonces a la vuelta de la esquina- y esa grabación, dijo Acevedo, podría ser indicio de “delitos contra mecanismos de participación democrática”.

Recién se conoció el audio, era claro que el hombre que hablaba era Ñeñe Hernández, pero la identidad de su interlocutora era desconocida. “Vamos a ganar José, pero yo estoy preocupada, ¿oíste? Esto es de trabajar mucho”, le dijo ella. “Estoy que busco una plata por debajo de la mesa para soltarla en los departamentos”, le respondió él. Ella lo interrumpió para replicar: “Es que eso es lo que estamos haciendo”. Cuando se confirmó que la mujer de la conversación era Daza, ella renunció a la UTL del senador Álvaro Uribe y se fue a Estados Unidos, de donde no ha regresado. Según su defensa, lo hará apenas la pandemia lo permita.

Daza ya rindió entrevista de manera virtual. Lo hizo a principios de junio y lo único que manifestó era que se acogía a su derecho a guardar silencio. Luego, el pasado 27 de junio, el senador Uribe lanzó un mensaje desde sus redes sociales para ella.

Ese mismo 1° de julio, el director del CTI dio a conocer que a lo largo de junio pasado tres personas más rindieron declaraciones juradas en relación con este proceso: el 18 declaró Priscila Cabrales, “mencionada en las conversaciones como posible conocedora” de las irregularidades, dijo Acevedo; el 24 fue el turno para Luis Guillermo Echeverri Vélez, un cercano del uribismo que fue gerente de la campaña de Duque; y el 30 le correspondió a Nubia Stella Martínez, directora del Centro Democrático.

Asimismo, se supo que se había hecho una inspección al Consejo Nacional Electoral y hubo una diligencia igual en la sede del Centro Democrático. “Seguirán siendo llamadas otras personas”, anunció Acevedo, quien agregó que detrás del caso de la ñeñepolítica está un grupo de tareas especiales conformado por tres fiscales y 10 investigadores. No lo dijo ese día, pero entre la lista de los citados estaba también la ministra Alicia Arango.

Comparte en redes: