'Néstor Humberto Martínez no tendrá los sesgos políticos de la anterior administración': Procurador

Alejandro Ordóñez Maldonado aseguró que el recién posesionado jefe del ente investigador “le dará tranquilidad al ciudadano y a la justicia”.

Para muy pocos es un secreto que la relación entre el procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado y el entonces fiscal Eduardo Montealegre Lynnet no era la mejor. En diferentes escenarios académicos aprovechaban la oportunidad para lanzarse dardos y cuestionar la posición de cada uno frente a muy diversos temas, profesionales y personales.

Y ni hablar cuando se encontraban en un mismo espacio. Ahí las frases directas e indirectas en contra del otro afloraban. Temas como el marco legal para la paz, el proceso que adelanta el Gobierno con las Farc, el plebiscito, los contratos firmados con la empresa de Natalia Springer, las creencias ideológicas, fueron factores comunes de discusión.

Pese a que Montealegre Lynett dejó su cargo como jefe del ente investigador el pasado 28 de marzo los cuestionamientos siguen vigentes, bajaron en la constancia, pero ahí siempre están. Debido a esto no sorprendió la posición de Alejandro Ordóñez tras la elección de Néstor Humberto Martínez como Fiscal General.

El Procurador General ha sostenido durante años una relación de amistad y cordialidad con Martínez Neira. Pese a que no fue invitado a su posesión el pasado lunes en la Presidencia de la República, el jefe del Ministerio Público siempre ha tenido una palabra de admiración para el exministro.

“La llegada del doctor Néstor Humberto Martínez le dará al ciudadano y a la justicia, él es un profesional de gran trayectoria, una persona ponderada, una persona equilibrada, que en el ejercicio de su función no va a tener los sesgos políticos o ideológicos que tuvo la anterior administración”, aseguró Ordóñez.