No crea en conjuros, son extorsionistas

La Policía resolvió un caso en el que una pareja de ancianos estaba siendo intimidada por un supuesto brujo.

Por lo general, detrás de las campañas de sanación, conjuros y hechizos hay una banda de estafadores. Eso fue lo que le pasó a una pareja de abuelos campesinos cuando un día llegó a su casa un supuesto brujo.

Este caso ocurrió en el pequeño y tranquilo municipio de Pijiño del Carmen, ubicado en el Magdalena con límites del Cesar, donde dos sujetos desconocidos llegaron haciéndose pasar por curanderos de todo mal.

Ofrecían sus servicios a todo habitante que así lo requiera a cambio de un pago. Sin embargo, su plan estaba enfocado en una estafa aún mayor. Fue así como llegaron, un día, a la finca en la que vivía una pareja de adultos mayores, dedicados a la agricultura.

En esa primera visita, los embaucadores aseguran que en esa tierra había una presencia maligna que custodia un tesoro y que con un conjuro podrían obtener el oro oculto en una guaca. Los ancianos, incrédulos, decidieron hacer caso omiso y sacaron a los supuestos brujos de su propiedad.

Pero ese fue tan solo el comienzo de una verdadera pesadilla. Días más tarde regresaron, pero esta vez, con la amenaza de asesinar a sus hijos sino les entregan 70 millones de pesos. Los abuelos atemorizados vendieron un lote de su tierra para pagar la exigencia.

Pero a pesar de los esfuerzos, sólo lograron reunir 60 millones de pesos, los cuales entregaron a uno de los delincuentes, que emprendió la huida, mientras el otro esperó a que se terminara de reunir la totalidad de la suma.

El extorsionista que se quedó en el pueblo, continuó presionando a la pareja por el faltante del dinero, y decide llamar a la ciudad de Valledupar a la hija de los agricultores, quien sin pensarlo denuncia de inmediato a la Policía.

Es así como después de realizar las labores de inteligencia y policía judicial, es capturado en flagrancia José Gregorio Cuellar Acosta en pleno centro de la capital del César, en el momento en que recibía el dinero por parte de la hija de las víctimas.

De acuerdo con el Gaula de la Policía, en lo que va del año se han logrado desarticular 37 bandas dedicadas a la extorsión y capturar a 1.562 delincuentes. De estas capturas casi el 99% es atribuido a delincuencia común.

En lo que tiene que ver con adultos mayores, 3 han sido extorsionados durante este año, lo que representa una disminución del 73% con respecto a los 11 casos denunciados durante el 2015 a esta fecha.