No está comprobado que expiloto del presidente Duque haya muerto en Guatemala

Noticias destacadas de Judicial

Samuel David Niño Cataño, un piloto del Meta que se encuentra desaparecido, ha sido relacionado con una narcoavioneta que se estrelló en el país centroamericano con una carga de cocaína el año pasado. Allá no hay rastro de personas con ese nombre y a dos cuerpos hallados en un accidente aéreo por esas fechas ni siquiera les han practicado un perfil genético.

Según el portal La Nueva Prensa, el piloto comercial Samuel David Niño Cataño, quien en ocasiones transportó al presidente Iván Duque en campaña y al senador Álvaro Uribe, murió el pasado 3 de diciembre en el accidente de una avioneta que transportaba cocaína a Guatemala. El medio cita “fuentes políticas del Meta”, región de la que eran el aviador y su familia, que incluye al político llanero Hernán Gómez Niño. Sin embargo, El Espectador conoció por fuentes del país centroamericano que a la fecha no se ha practicado una prueba de ADN que permita confirmar que uno de los cuerpos hallados en la aeronave sea el del piloto Niño Cataño. Tampoco está vinculado a ninguna investigación por narcotráfico en ese país.

(Lea también: El presidente no puede consagrarse a la Virgen en su Twitter, ¿por qué?)

Este diario consultó con fuentes del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) de Guatemala, el equivalente en Colombia a Medicina Legal. Esta entidad del país centroamericano es totalmente independiente: no está adscrita a ningún poder público, ni siquiera a la Fiscalía. Al interior del Inacif, tres fuentes diferentes le confirmaron a este diario que, a la fecha, no tienen entre sus registros el cuerpo del colombiano Samuel David Niño Cataño. Dijeron que, aunque el consulado colombiano en Guatemala pidió realizar el perfil genético de un cuerpo calcinado hallado en una narcoavioneta, al final la presunta familia de la víctima no continuó con el proceso.

La controversia, según pudo rastrear El Espectador, se remonta al 12 de diciembre de 2019, cuando el medio metense Villavicencio Día a Día publicó una nota titulada: “Se teme por la vida de piloto llanero Samuel Niño, hermano de Hernán Gómez Niño”. Este político, de las filas del partido de gobierno, al parecer es muy reconocido en la región e incluso su nombre sonó como candidato del Centro Democrático para la Gobernación del Meta -aunque luego terminó saliéndose del partido-. La nota de este portal contaba que su hermano, un piloto comercial, se encontraba desaparecido desde hacía varios días y que “se teme” que fuera una de las víctimas que cayó en un siniestro aéreo en Guatemala, unos días antes.

(Lea también: “Uribe no le pidió a nadie que sobornara a ningún testigo”, dice abogado del senador)

Villavicencio Día a Día adjuntó a su nota un trino del accidente de una narcoavioneta que publicó el Ejército de Guatemala el 4 de diciembre y, posteriormente, La Nueva Prensa compartió ese mismo trino como el primer indicio de que Niño Cataño podría haber muerto en el accidente. Funcionarios de Guatemala le contaron a este diario que desde hace unos tres años se ha vuelto un fenómeno muy común que aparezcan avionetas quemadas en la mitad de baldíos o reservas naturales. En la mayoría de los casos, a su vez, estas aeronaves están vinculadas al narcotráfico, casi siempre son quemadas a propósito y en muy pocos casos se han hallado cuerpos calcinados. Esa avioneta, del 4 de diciembre, sí tenía víctimas fatales.

Una semana antes, el 25 de noviembre de 2019, otra avioneta cayó en otro sector de Guatemala. “Una avioneta cargada con cocaína se estrelló en la selva a 10 kilómetros al oeste del Parque Nacional Laguna de Lachuá, en Ixcán, Quiché, incidente en el cual perecieron dos ocupantes”, registró el diario guatemalteco Prensa Libre. Uno de los dos ocupantes de esa aeronave se presume que era el ciudadano venezolano Lino Nevado Sthormes, quien fue parte de las fuerzas armadas de Venezuela, dado que en la avioneta se encontró su pasaporte. Sin embargo, ninguno de los cuerpos ha sido plenamente identificado. Por lo que tampoco es claro entonces si quien acompañaba a Nevado era el colombiano Niño Cataño.

(Le puede interesar: El hermano de la vicepresidenta Ramírez y su condena por narcotráfico de hace 22 años)

Según relató una fuente, en el Inacif les practicaron pruebas forenses, pero la descomposición de los cadáveres era tal que no arrojaron resultado alguno. Dos meses más tarde, hacia febrero de este año, llegó a la entidad una carta de la Fiscalía antinarcóticos en la que se solicitaba “que se realice algún tipo de análisis para obtener un perfil genético, esto debido a que ya existe una solicitud de posibles familiares en Colombia”, según dijo una fuente que tuvo acceso al documento. Esa misma fuente contó: “Muy poco he visto este tipo de solicitudes. En esto de las avionetas, son muy pocos los casos en los que aparecen cuerpos”.

Otra alta fuente del Inacif resumió así el proceso que se ha surtido con los restos hallados en esa narcoavioneta: “Se realizó un análisis antropológico forense, habiéndose determinado que correspondían a dos cuerpos de sexo masculino con edades aproximadas de 40 a 60 años y 25 a 46 años, respectivamente. Asimismo, se solicitó análisis genético. Hasta el momento no se ha solicitado a Inacif ninguna comparación genética con algún probable familiar, para poder determinar fehacientemente la identidad de los fallecidos y, por ende, los restos no han sido entregados a ningún familiar”.

(Lea también: Esposo de vicepresidenta Marta Lucía Ramírez fue citado a declaración en la Fiscalía)

Otra fuente de Guatemala aseguró que en la Fiscalía antinarcóticos del país centroamericano no aparece como indiciado o investigado nadie con el nombre de Samuel David Niño Cataño. En sus redes sociales, él aparece posando al lado de personajes del Centro Democrático e incluso La Nueva Prensa reveló una en la que aparece al lado de José Ñeñe Hernández. Este diario se contactó con la familia Niño y directamente con Hernán Gómez Niño, pero no contestaron nuestras preguntas. Según supo El Espectador por otras fuentes, en la familia de Samuel Niño Cataño dicen tener certeza de que él no murió en la narcoavioneta de Guatemala, pero lo cierto es que, a la fecha, sigue desaparecido.

Comparte en redes: