“No hay consciencia de la importancia del cargo”: Gloria Borrero

La abogada asegura que la mayoría de los candidatos a gerenciar la Rama Judicial vienen de cargos políticos y del Consejo Superior de la Judicatura, y no de una empresa pública o privada como se requiere.

Esta semana el Consejo de Gobierno de la Justicia, órgano creado en la reforma de equilibrio de poderes para reemplazar al Consejo Superior de la Judicatura, escogerá al gerente de la rama. Dicho cargo será el más importante de la justicia, pues manejará un presupuesto de $2.5 billones, además de evaluar a jueces y magistrados. El proceso de selección de dicho cargo no ha sido lo suficientemente publicitado y los candidatos a ocuparlo no cuentan con el perfil que se requiere, así lo manifiesta Gloria María Borrero, directora de la Corporación Excelencia en la Justicia, en entrevista con El Espectador.

Cuando se pensó en la reforma al equilibrio de poderes, ¿cuál era el objetivo de reemplazar al Consejo Superior de la Judicatura?

Corregir el perfil de los magistrados porque todos los anteriores eran abogados y venía reproduciéndose una mala práctica, nombraban gente que estuviera en un tribunal o en una corte. Se quería que tuvieran un perfil más gerencial, técnico y no necesariamente abogados porque saber litigar o administrar justicia, no implica saber administrar recursos.

Acabado el Consejo Superior de la Judicatura y creado el organismo, ¿qué reemplaza las falencias que existían?, ¿se van a acabar o no?

Creíamos que sí, pero por lo que hemos visto de la gente que se ha inscrito y la que ha sido nombrada, no. De los tres que se han nombrado, dos son abogados, la idea era que fueran expertos en otras disciplinas. Hay economistas, administradores de empresas, pero siguen predominando los abogados y la experiencia como magistrados y administradores en las salas administrativas del Consejo Superior de la Judicatura.

Esta semana se elige al gerente de la Rama Judicial. ¿Cuál es el perfil que según la reforma debe tener el elegido?

Se dijo que fuera un administrador de una empresa pública o privada. Así quedó en la reforma, pero en las discusiones lo que se decía es que se esperaba que llegara a ese cargo un presidente, director o gerente, alguien que haya ocupado el primer nivel en una organización, no el segundo.

¿Un perfil como el de quién?

Realmente lo que teníamos en la mente era que llegara gente de la talla de Fabio Villegas, del presidente de Microsoft o el presidente de Ecopetrol, gente que hubiera administrado empresas súper complejas, porque la Rama Judicial es la más compleja de todas.

¿Por qué es tan importante el cargo del presidente de la Rama Judicial?

Porque tiene mucho poder, es una persona que va a desarrollar funciones que tenía el Consejo Superior de la Judicatura, manejará el presupuesto que es de $3.5 billones aproximadamente. Es quien va a implementar la carrera, realizar los concursos para integrar las listas de magistrados y de Corte, evaluar a los jueces, tiene a su cargo todo el tema de infraestructura, tecnología, servicio al ciudadano. Es una persona natural investida de todo ese poder.

¿Quién vigila el desempeño de las funciones del presidente de la Rama Judicial?

Desafortunadamente el Consejo de Gobierno de la rama, que es quien lo nombra. Intentamos meterle control político a ese cargo pero no se logró. Yo creo que esa es una tarea pendiente.

¿Cuánto dura el mandato del presidente?

Cuatro años.

¿Es inamovible?

Sí.

¿Quiénes eligen al presidente y cómo está conformado el Consejo de Gobierno?

Como le decía, el Consejo de Gobierno lo integran los tres presidentes de las cortes, un representante magistrado, cuya elección está suspendida por el Consejo de Estado por las irregularidades que hubo en el conteo de los votos, y un representante de los empleados, que en este caso es una comunicadora de Medellín que desafortunadamente ejerce un cargo provisional en la rama.

¿Y esos cinco escogen al presidente de la rama?

Sí y no porque esos cinco eligieron tres expertos, que yo todavía no he podido saber en qué son expertos. Entre todos ellos está la responsabilidad de elegir a quien tendrá el cargo más importante de la rama. Una persona que se tiene que saber relacionar con el presidente de la República, con el Congreso, empresarios, medios de comunicación. Yo creo que nada de eso están evaluando.

Esos expertos los eligieron los magistrados y los representantes a la Rama Judicial, entre ellos Vicente de Santis, ¿qué ocurrió con su nombramiento?

Fue demandada la elección y está suspendido provisionalmente por el Consejo de Estado. La demanda dice que en el conteo de votos se omitieron muchas mesas, no se contabilizaron los votos, hubo mesas en que no hubo ni un solo voto, son como diez los cargos de irregularidades en esa elección.

¿Quiénes manejaron las elecciones de esos dos representantes a la Rama Judicial que llegaron al Consejo de Gobierno?

Eso lo estaban manejando los tres presidentes de las Cortes, fue muy rápido, era novedoso en la Rama Judicial, hicieron un esquema ayudados por la Registraduría. Se dice que por detrás hubo muchos acuerdos y lo curioso es que son más el número de jueces que de magistrados y ganó un magistrado. Y parece que hubo el acuerdo costeño en el que participaron varios exmiembros de la Rama Judicial como Ricaurte.

¿Cuántas personas se inscribieron para ocupar el cargo de presidente de la Rama Judicial?

Alrededor de 50, pero sólo clasificaron 22. Al Consejo de Gobierno le ayudó la oficina de Función Pública, ellos fueron los que hicieron el primer filtro, ahora el Consejo de Gobierno espera hasta el martes las reacciones de los medios de comunicación y de la sociedad civil, luego el miércoles o jueves saca una lista de 10 y el viernes estos son entrevistados públicamente.

¿A ustedes como ONG qué les pareció las hojas de vida que seleccionaron?

Me parece que solamente dos personas han tenido cargos del primer nivel, la mayoría vienen de cargos políticos y la mayoría del propio Consejo Superior de la Judicatura.

¿Por qué razón no se postuló gente de primer nivel y con el perfil que me ha descrito?

Yo creo que desmotivó mucho como iba quedando conformado el Consejo de Gobierno, porque también es muy importante saber uno con quién va a trabajar. También faltó motivación del alto Gobierno y de las cortes para que gente muy buena se inscribiera. Yo creo que no hay consciencia de la importancia del cargo.

¿Cuánto tiempo tuvo la sociedad civil para hacer la auditoría de revisar las hojas de vida?

Las cortes tienen una interpretación equivocada y no ponen a disposición del público las hojas de vida, sino en los momentos finales de los procesos, porque según ellos publicarlas al inicio va en contra de la Ley de Habeas Data. Entonces, según el cronograma del Consejo de Gobierno, esas hojas de vida iban a estar a disposición de las personas el viernes pasado. Nosotros entramos y no pudimos acceder a ninguna. Tan sólo hasta el domingo a las 10:00a.m. quedaron habilitados los “links”. Así que tuvimos sólo dos para presentar las observaciones.

¿En dos días es imposible hacer el estudio pertinente?

Imposible, parecería como si estuvieran cumpliendo un requisito, más que realmente darnos tiempo de analizar quiénes son esas 22 personas, de motivar a los medios de comunicación para que nos ayuden a que no vuelvan a suceder cosas como las del doctor Pretelt o Rojas.

¿Ya no hay nada qué hacer? ¿Toca elegir entre esas 22 hojas de vida que se presentaron?

Yo creo que si ellos revisan realmente el perfil que se buscaba, pueden declarar desierto el concurso y lo pueden volver a abrir. Aquí no hay obligación de nombrar al primero. Todo es posible.

¿Quedó mal diseñado el concurso?

Yo pedí que ese órgano de gobierno lo presidiera el presidente de manera provisional para que demostrara cuál era la clase de personas que debería llegar allá, así como se hizo con la primera Corte Constitucional.

Hay mucha gente a la que no le gusta la reforma al equilibrio de poderes, ¿Qué pasa si se cae?

Si la Corte Constitucional se pronuncia antes de que se elija al presidente de la Rama, continuaría y modularía el Consejo Superior de la Judicatura, si el fallo viene después del nombramiento del gerente desaparece el Consejo Superior y este tendría su periodo mientras vuelve a haber otra reforma que podría ser en dos años.

¿Si la Corte tumba la reforma entonces sería un caos absoluto?

Con el gerente nombrado y como ya los otros desaparecieron, se modularía a partir del gerente. Le daría vida provisional a esos nuevos órganos, mientras viene otra reforma. Yo creo que lo que realmente se va a caer es la Comisión de Aforados.

Aprovechando esta conversación le pregunto por el caso del magistrado Jorge Pretelt, ¿cómo afectaría todo esto ese proceso?

Seguimos en una transición, porque la Comisión Nacional de Aforados no se integrará hasta que no se nombre al gerente. Mientras eso pasa opera la Comisión de la Cámara, que ya hizo su acusación y está en este momento en plenaria de la Cámara en donde en medio de los impedimentos y recusaciones es muy probable que se retome hasta marzo.

¿Cómo se nombrarán los integrantes de la Comisión de Aforados?

El gerente de la rama hace el concurso de los miembros, eso tomará todo el primer semestre del año entrante así que falta para que empiece a funcionar.

¿El caso Pretelt queda con la ‘jurisprudencia’ de la Comisión de Acusaciones o la del Tribunal de Aforados?

La de la Comisión de Acusaciones.

605506

2015-12-14T23:19:51-05:00

article

2015-12-14T23:19:51-05:00

ee-admin

none

Camila Zuluaga

Judicial

“No hay consciencia de la importancia del cargo”: Gloria Borrero

68

10101

10169