No hay duda de que los restos son de Carlos Horacio Urán: Fiscalía

El ente investigador y Medicina Legal confirmaron que no hay duda de que el cuerpo que la familia del magistrado enterró luego de la toma del Palacio de Justicia en 1985, corresponde al de su ser querido. Esta es la tercera entrega de los restos del jurista.

Carlos Horacio Urán era magistrado auxiliar del Consejo de Estado en 1985. / Cortesía

En el auditorio Rodrigo Lara Bonilla del Instituto de Medicina Legal, médicos legistas y funcionarios de la Fiscalía entregaron un informe médico legal de los restos del magistrado auxiliar del Consejo de Estado, Carlos Horacio Urán, víctima de la toma y retoma del Palacio de Justicia en 1985. En el documento, las autoridades les explicaron a sus familiares y amigos que, después varios procedimientos científicos, no hay duda de que se trata del jurista, desaparecido y asesinado extrajudicialmente entre el 6 y 7 de noviembre de 1985.

(En contexto: Por tercera vez entregan los restos del magistrado Urán)

En una ceremonia religiosa que se celebrará mañana en la capilla Nuestra Señora de Fátima, la familia Urán Bidegain recibirá por tercera vez el cuerpo de su ser querido. En esta ocasión, las autoridades verificaron, mediante varios procedimientos científicos, la identidad de la persona que la familia Urán Bidegain enterró por primera vez luego de la toma. Sin embargo, para ellos, nunca hubo duda de que habían enterrado a la persona correcta pues una médica amiga de la familia confirmó la identidad de Carlos Urán antes de que sus restos fueran enviados a una fosa común en el Cementerio del Sur de Bogotá.

Según los resultados, no hay duda de “que los restos analizados pertenecen a Carlos Horacio Urán Rojas, funcionario del Consejo de Estado. Los testimonios recopilados en el voluminoso expediente indicaron que Urán se encontraba en el baño del tercero y cuarto piso, mientras ocurría la retoma de la sede judicial; sin embargo, los actos de levantamiento del cadáver fueron registrados en actas, como muerto en el primer piso”, explicó la Fiscalía. El ente investigador recordó que la primera vez que se exhumó la tumba del magistrado fue en 2011 para cotejar los informes de necropsia de la época.

(Le puede interesar: No nos revictimicen: hermano de la magistrada que murió en la toma del Palacio de Justicia)

Los resultados demostraron que Urán Rojas había muerto por dos impactos de bala, uno en el cuello y otro en la cabeza, y que además presentaba varios signos de tortura: dedos y huesos rotos y varias heridas en el resto de su cuerpo. Detalles que no fueron registrados en la primera necropsia. Después de esos hallazgos, la investigación tomó un giro abrupto: la Fiscalía comenzó a investigar la posibilidad de que el magistrado hubiera salido vivo del Palacio y torturado por las fuerzas militares que se encargaron de hacer la retoma del Palacio de Justicia.

En 2014, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) confirmó esta tesis: además de comprobar que Urán fue torturado, el tribunal internacional condenó al Estado por la desaparición de 11 personas del Palacio de Justicia y, además, por la desaparición forzada y ejecución extrajudicial del magistrado auxiliar del Consejo de Estado. Aunque esta determinación se tomó hace ya casi cuatro años, la investigación para encontrar a los responsables sigue sin tener resultados. La Fiscalía, en cambio, ha realizado varios cotejos de ADN con varios familiares de los desaparecidos.

(Lea también: El levantamiento y entrega de las víctimas del Palacio de Justicia, un caos que nunca se investigó)

Aunque el cuerpo de Urán Rojas fue devuelto a la familia en 2011, el año pasado el ente investigador le informó a la familia que debían realizar otra exhumación pues, explicó la familia, no estaban seguros de que en 2011 les hubieran entregado los restos correctos. “Los resultados serán expuestos a sus familiares y amigos hoy 10 de agosto de 2018, con la irrefutable conclusión científica que, en este caso, los restos corresponden a Carlos Horacio Urán Rojas y no como en otras circunstancias en las que se han realizado duelos a personas diferentes”, concluyó la Fiscalía.