"Día, mañana, tarde y noche no paran de crucificarme”: Magistrado Pretelt

El expresidente de la Corte Constitucional aseguró que nunca solicitó 500 millones de pesos para favorecer la tutela presentada por Fidupetrol ante el alto tribunal.

El pasado martes la Comisión de Instrucción del Senado de la República rechazó la ponencia del congresista José Obdulio Gaviria que pedía anular todo lo actuado en la Cámara de Representantes en el proceso que se adelantó contra el magistrado de la Corte Constitucional, Jorge Ignacio Pretelt Chaljub por presuntamente solicitar $500 millones para favorecer los intereses de la fiduciaria Fidupetrol.

Nunca en la historia reciente del país un caso contra un aforado constitucional había llegado a ese punto. En abril de 2015 la denuncia presentada por el entonces magistrado Mauricio González Cuervo ante la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes sacudió a la opinión pública y a los sectores políticos. Era una acusación directa de corrupción en la Rama Judicial.

La prueba central de la denuncia era el testimonio del abogado Víctor Pacheco Restrepo, quien aseguró que se reunió varias veces en la oficina de Pretelt y en su casa ubicada en el norte de Bogotá. Fue el 18 de octubre de 2013 cuando el togado le solicitó dicha suma de dinero para adelantar los trámites con el fin de seleccionar la acción de tutela que buscaba tumbar una multa de 32 mil millones de pesos interpuesta por la Corte Suprema de Justicia.

Para Pretelt Chaljub, dicho testimonio falta a la verdad. Puesto que reconoció que se reunió con Pacheco en su despacho y este le hizo referencia al caso de Fidupetrol “la verdad es” que su despacho nunca seleccionó para su estudio la acción judicial. El magistrado indicó que el registro establece que fue Alberto Rojas Ríos quien la seleccionó.

En entrevista con La F.M el expresidente de la Corte Constitucional aseguró que en su declaración el abogado Pacheco -condenado a dos años de prisión por el delito de tráfico de influencias por este caso- dijo que el 18 de octubre de 2013 se presentó la solicitud indebida del citado dinero para favorecer las pretensiones de la tutela.

Sin embargo, las pruebas recolectadas hasta el momento indican que esa reunión nunca se realizó. Prueba de esto son las minutas de ingreso a su edificio, las actas de la Corte Constitucional y los testimonios recolectados. Para Pretelt la “prueba reina” se cayó y ahora le están modificando los hechos para que la versión del abogado sea creíble.

“¿Cómo es posible que el caso mío haya llegado a donde está?”, se preguntó Pretelt en la entrevista radial al asegurar que no existe una sola prueba que lo relacione con la solicitud de este dinero. “Se les olvida que yo voté en contra de esa tutela”, precisó el expresidente del alto tribunal al indicar que nunca tuvo interés en la acción judicial que llegó a la Sala Plena.

“Voté en contra de los intereses de Fidupetrol. El señor Mauricio González, quien coloca la denuncia, y déjeme decirlo con toda claridad ‘era mi amigo’, me pareció una persona ingenua y estúpida”, manifestó Pretelt al asegurar que pese a que las pruebas lo favorecen la Cámara decidió acusarlo formalmente por el delito de concusión.

Cuestionó que el representante investigador Julián Bedoya negara en un principio las recusaciones presentadas en tiempo récord, que rechazara las práctica de pruebas solicitadas por su defensa y que en el desarrollo de la investigación cambiará la conducta penal: de concusión pasó a cohecho. Para Pretelt Chaljub en su caso se presentó una violación al debido proceso promovido por las acciones convocadas por el entonces fiscal General, Eduardo Montealegre.

Una persecución

Pretelt aseguró que el fiscal General, Eduardo Montealegre y su vicefiscal Jorge Fernando Perdomo iniciaron una persecución desde el primer momento en su contra. Mediante declaraciones ante los medios de comunicación se hicieron menciones directas sobre su caso y haciendo señalamientos directos en contra de su persona. 

“La persecución contra mí ha sido infame. Día, mañana, tarde y noche no paran de crucificarme”, aseguró Pretelt al hacer referencia a las declaraciones mediáticas hechas por Montealegre y Perdomo, en las cuales se acusó directamente a su familia de adquirir ilegalmente dos predios en Turbo (Antioquia) que habían sido despojados por grupos paramilitares.

Desde ese momento se inició lo que considera un seguimiento ilegal por parte del ente investigado que revisó sus cuentas bancarias, ingresó a su casa y registró a todos sus familiares. "Fiscalía inició proceso de persecución en contra mía y de mi familia. Ninguna familia en Colombia ha sido tan perseguida y maltratada como la mía”.

En la entrevista con La F.M citó la rueda de prensa en la que Montealegre aseguró que la familia Pretelt había adquirido bienes “manchados de sangre” hecho por el cual anunció la citación a interrogatorio a la procuradora Martha Ligia Patrón, esposa del magistrado, por los delitos de concierto para delinquir agravado, desplazamiento forzado de población civil, lavado de activos agravado,  destrucción y apropiación de bienes protegidos.    

"Jamás he comprado una tierra que ha sido despojada, ni yo ni mi esposa, no nos pueden acusar", manifestó Pretelt al indicar que cuenta con todos los documentos para demostrar que las tierras fueron adquiridas de manera legal y no compradas a despojadores como lo señaló en su momento el Fiscal General. 

El polígrafo

"Yo hubiera podido renunciar y hoy estaría prácticamente hundido en el olvido. Soy inocente y esto es un chisme que se inventó Víctor Pacheco". Pretelt aseguró que presentará ante el Senado todas las pruebas para demostrar su inocencia frente a los hechos materia de investigación.

Debido a esto, realizó una prueba de polígrafo con expertos para demostrar que nunca le solicitó al abogado Víctor Pacheco dicha suma de dinero. “No solamente fue una pregunta, sino varias, y respondí que nunca le pedí ese dinero”, para Pretelt las acusaciones en su contra son falaces y en la investigación demostró las fallas en el tiempo, modo y lugar.

El magistrado reiteró que espera que la Plenaria del Senado en la sesión que se adelantará el próximo martes estudie todas estas pruebas. “No tiene lógica alguna que yo esté siendo investigado por un caso en el que no hay una sola prueba que me comprometa, es muy alejado de toda lógica”.

Debido a esto solicitará que se le escuche en la Plenaria junto a su abogado Abelardo de la Espriella. Sostuvo en la extensa entrevista radial que no ha contado con las garantías procesales ni el derecho a la defensa para presentar sus argumentos. Prueba de esto es que los representantes a la Cámara que votaron reconocieron que no habían leído todo el proceso.

Frente a la sesión que se adelantará el próximo martes, la cual es clave para definir si es digno para continuar en el cargo, pedirá quien los senadores Iván Cepeda y Claudia López se declaren impedidos puesto que han hecho acusaciones en diversos medios y las redes sociales en su contra.

Igualmente resaltó que el presidente del Senado, Mauricio Lizcano debe alejarse del debate puesto que ha pedido públicamente su renuncia como magistrado siguiendo los designios del presidente Juan Manuel Santos y el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.