“No le vi nada raro, me parecía una persona normal”: vecina de "Lobo Feroz" en Venezuela

La mujer que le arrendó un cuarto al supuesto violador de 276 niños en Colombia explicó que nunca vio nada sospechoso en el colombiano y que lo único raro que tenía era que su cuarto estaba decorado con afiches de series y películas infantiles.

Juan Carlos Sánchez Latorre está detenido en Caracas desde el pasado 1° de diciembre.Foto: Tomada de Internet

Juan Carlos Sánchez Latorre, más conocido como Lobo Feroz o el hombre que violó a por lo menos 276 menores, huyó de las autoridades colombianas que ya le seguían la pista en 2017 y llegó a Venezuela a trabajar como celador. Se radicó en la ciudad de Maracaibo, le contaron varios de sus vecinos al diario venezolano Versión Final, y encontró una vivienda en el sector Monte Santo 1 de la parroquia Raúl Leoni.  

Allí llegó con otra identidad y nacionalidad. A la mujer que le arrendó su vivienda le presentó una cédula venezolana en donde decía que su nombre era Danilo Gutiérrez. “No le vi nada raro, me parecía una persona normal”, le explicó la arrendataria a Versión Final, quien además agregó que siempre vio a Sánchez como un hombre trabajador, pero muy reservado con todo lo que decía.

Lobo Feroz, como él mismo se identificaba en internet, se escondió en la casa de Monte Santo durante cuatro meses. Fue allí, precisamente, en donde los agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Venezuela lo capturaron el pasado 1° de diciembre. La mujer que le había arrendado la vivienda al colombiano vio toda la escena de la captura.

(Puede interesarle: El “Lobo Feroz” habría abusado de 276 niños y no está pedido en extradición)

“¿Qué le hacen a ese muchacho?”, le preguntó la mujer a los agentes que tenían ya esposado y en una patrulla a Sánchez Latorre. “Este hombre está solicitado por 500 casos de violación a menores de edad en Colombia”, le contestó uno de los agentes. La habitación de Lobo Feroz permaneció intacta hasta que la Policía llegó nuevamente a llevarse todas sus pertenencias.

La dueña de la vivienda no fue capaz de entrar por miedo de lo que podía encontrarse, pero sabía que la decoración de la habitación era inusual. Sánchez Latorre había forrado paredes del cuarto con afiches de series, películas infantiles, y de superhéroes. Todo se lo llevaron los agentes del Cicpc. Los vecinos del sector les aseguraron que nunca vieron nada extraño en su vecino de Barranquilla.

Hasta el momento, todavía no se ha presentado la solicitud formal de extradición y Juan Carlos Sánchez Latorre sigue preso en una cárcel de Caracas. Mientras tanto, la Fiscalía y la Dijín están preparando la estrategia para que, cuando Lobo Feroz aterrice en Colombia, no pueda volver a escapar.

(Lea aquí el artículo de Versión Final)