"No nos pueden dejar solos": mensaje de un gestor de paz amenazado en Sucre

Se trata de Juan David Díaz Chamorro, asesor de paz de la gobernación de Sucre y miembro del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice). Su esposa Malena Mariet Martínez también fue amenazada.

Juan David Díaz es hijo del exalcalde de El Roble (Sucre), quien fue asesinado el 10 de abril de 2003. / El Universal

En total, Juan David Díaz calcula que ha recibido 40 amenazas en contra de su vida desde que a su papá lo asesinaron  los paramilitares el 10 de abril de 2003 en la vía que conduce de Sincelejo a Corozal. La muerte de su padre, el exalcalde del municipio de El Roble (Sucre), Edualdo Díaz Salgado, quien es considerador como uno de los primeros denunciantes de la parapolítica en Colombia, significó la persecución de diferentes grupos armados, de mensajes de texto, correos electrónicos, llamadas y mensajes de voz a voz que hoy, más que nunca, hacen que él y su esposa, Malena Mariet Martínez, teman por su vida.

Las amenazas más recientes son de este año. En abril y en octubre pasado, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia declararon a Juan David Díaz como un objetivo militar y en el más reciente de ellos, pocos días después del resultado del plebiscito para refrendar el Acuerdo Final, le advirtieron a la pareja que estaba en la mira del grupo armado ilegal, y que los seguirían hasta acabar con su vida. “Nosotros llevamos años de esto, pero con la coyuntura actual, nos vemos en la obligación de denunciar lo que nos está pasando a los defensores de derechos humanos y a las víctimas del conflicto armado”, le explicó a El Espectador Juan David Díaz.

Tanto Díaz como su esposa hacen parte del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) en Sucre y tienen un esquema de seguridad de la Unidad Nacional de Protección (UNP). Díaz además es asesor de paz y posconflicto de la gobernación de Sucre. “No puede ser que en un momento tan importante para el país estén matando a los defensores de derechos humanos y a las víctimas. No puede ser que nos estén revictimizando. El Estado se tiene que tomar en serio el proceso de paz. No nos pueden dejar solos”, agrega Díaz.

La historia pareciera repetirse. Hace 13 años, cuando su papá empezaba a denunciar los vínculos oscuros entre los políticos y los paramilitares en Sucre, el exalcalde Edualdo Díaz, denunció ante las autoridades que su vida corría en peligro. Las cámaras de televisión registraron el anuncio de Díaz en un Consejo Comunitario con la presencia del entonces presidente Álvaro Uribe a quien le dijo: "¡Señor presidente, a mí me van a matar!", y desde ese momento señaló al responsable intelectual: el exgobernador de Sucre, Salvador Arana. (Vea más sobre la historia del exalcalde Díaz aquí)

La justicia se encargó de demostrar la vercidad de las denuncias de Edualdo Díaz. En 2010 la Corte Suprema de Justicia, por una parte, condenó a 40 años de cárcel a exgobernador Arana por el asesinato y tortura del exalcalde. Años después, el mismo tribunal condenó a los políticos que Díaz había denunciado por tener vínculos con paramilitares: Erik Morris, el propio Salvador Arana, y Alvaro García Moreno. 

“Somos nosotros, las víctimas, los que esperamos con más ansias el resultado de la refrendación del Acuerdo Final. A pesar de que a nosotros nos ha tocado lo más duro de la guerra, queremos ver un país en paz y no queremos que a nadie más le toque vivir lo que a nosotros nos tocó. Pero lo que no puede ser es que en esa espera acaben con nosotros”, confiesa Juan David Díaz, quien además explica que desde hace varios años tenía un esquema de seguridad de seis escoltas y justo cuando las amenazas se volvieron más constantes, le retiraron a tres de los agentes. 

La denuncia de Juan David Díaz y su esposa se suma a la de cientos de defensores de derechos humanos y líderes sociales en todo el país. Hace tan solo una semana, se ejecutaron cinco atentados en solo 72 horas. Dos de ellos lograron su cometido de acabar con la vida de los dirigentes. Y el pasado fin de semana, se presentaron siete nuevos hechos. De acuerdo con informes conocido por El Espectador, en lo que va corrido del año, se han registrado 70 asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos, así como 279 amenazas y 28 atentados contra estas personas. (No cesa el fuego contra líderes sociales)

“Nadie da razón. Todos saben lo que me está pasando. Ya presenté las denuncias en la Fiscalía y le envíe carta a la Cancillería, a la Policía y a la Unidad de Protección. Pero nadie dice nada. Ni siquiera llaman para verificar la situación”, señala Díaz quien se encuentra a la espera de que alguien se pronuncie para ayudarle a proteger su vida y la de su esposa. "Ojalá sea pronto porque con esta zozobra no se puede vivir", concluye Díaz.